IBM ha anunciado la apertura a la comunidad de su biblioteca de conocimiento sobre seguridad a través del llamado “IBM X-Force Exchange”, una plataforma creada para compartir información y conocimiento sobre ciberamenazas. Desde X-Force Exchange, los expertos en seguridad podrán acceder libremente a décadas de información práctica de IBM y de terceros sobre amenazas, incluyendo además indicadores en tiempo real de ataques que están teniendo lugar en cada momento y que pueden servir para defenderse de los ciberdelincuentes.

IBM X Force 1

Según IBM, la necesidad de una información fiable acerca de las amenazas es mayor que nunca, ya que el 80% de los ciberataques los dirigen organizaciones criminales que comparten activamente los datos, las herramientas y la experiencia técnica. Aunque los ciberdelincuentes han evolucionado, sus objetivos no lo han hecho. La mayoría de los equipos internos de ciberseguridad usan múltiples fuentes de información externa fiable y no fiable para luchar contra los atacantes.

X-Force Exchange se basa en la inteligencia de seguridad de IBM y en su propuesta de investigación de amenazas con soluciones como QRadar, así como en la experiencia de miles de clientes y una red global de analistas de seguridad de los IBM Managed Security Services. Según IBM, a través de una infraestructura abierta en la nube, los usuarios pueden acceder a diversas fuentes, que incluyen:

  • Uno de los catálogos más amplios y completos sobre vulnerabilidades del mundo.
  • Información acerca de amenazas basada en la supervisión de más de 15.000 millones de eventos diarios de seguridad.
  • Información sobre malware de una red de 270 millones de terminales.
  • Datos sobre amenazas basados en más de 25.000 millones de páginas web e imágenes.
  • Información en profundidad sobre más de 8 millones de ataques de spam y phishing.
  • Datos acerca de la reputación de casi 1 millón de direcciones IP maliciosas.

Actualmente, X-Force Exchange contiene más de 700 terabytes de datos agregados sin procesar facilitados por IBM, una cantidad que seguirá aumentando, actualizándose y compartiéndose (según el desarollador, la plataforma puede añadir hasta 1.000 indicadores maliciosos por hora). Entre estos datos se incluye información en tiempo real que podría resultar crítica en la lucha contra la ciberdelincuencia.

Compartir de forma social

IBM X-Force Exchange permite a las empresas e investigadores colaborar en incidentes de seguridad, así como beneficiarse de las contribuciones de expertos de IBM y de los miembros de la comunidad. Al consumir, compartir y actuar con inteligencia en tiempo real gracias al repositorio de amenazas conocidas de IBM,  los usuarios pueden identificar y ayudar a detener las amenazas a través de:

  • Una interfaz social colaborativa con la que interactuar fácilmente y validar información de otras empresas del sector, analistas e investigadores.
  • Volúmenes de información de terceros, que seguirán aumentando a medida que lo hace la base de usuarios de la plataforma.
  • Una herramienta de recopilación para organizar y anotar conclusiones con facilidad, poniendo en un primer plano la información prioritaria.
  • Acceso libre en la red para los analistas e investigadores de seguridad.
  • Una biblioteca de APIs para favorecer las consultas entre plataforma, máquinas y aplicaciones; permitiendo a las empresas emprender acciones.

IBM también tiene previsto dar soporte en la plataforma a STIX y TAXII, el estándar emergente para compartir información sobre amenazas de un modo automatizado, obtener y compartir información de intercambio de manera sencilla y para una integración perfecta en los sistemas de seguridad actuales.

Ciberamenazas en su contexto

Por primera vez, las organizaciones son capaces de interactuar directamente con los analistas e investigadores de seguridad de IBM, así como con otros actores de este sector, a través de la plataforma con el fin de validar los resultados y revelárselos a otras compañías que están luchando contra la ciberdelincuencia.

Por ejemplo, un investigador de seguridad puede descubrir un nuevo dominio con malware, señalándolo como malicioso dentro de la plataforma. A raíz de esto, un analista de otra compañía podría encontrarlo en su red y consultarlo con otros expertos para validar su peligro. Después, el analista aplicaría normas en su propia compañía para bloquear la amenaza, deteniendo el tráfico malicioso, y a través de la plataforma, puede alertar al responsable de ciberseguridad (CISO) acerca de la amenaza. Posteriormente, el CISO agregaría esta fuente maliciosa a una recopilación pública en la plataforma, compartiéndola con otras firmas del sector. El objetivo último es detener la amenaza rápidamente antes de que pueda infectar a otras empresas.

About Author

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo) y después he trabajado con TICbeat.com como responsable de desarrollo de producto. Actualmente trabajo como Chief Content Officer en GlobbTV.

Deja un comentario