Los usuarios de apps de ciclismo como Strava y MapMyRide, acaban de ver como su seguridad se ha puesto en peligro.  Y es que este tipo de aplicaciones piden información sobre los modelos de las bicicletas y graban a cambio los recorridos de sus usuarios y ofrecen datos como velocidad, ritmo y número de calorías quemadas, facilitan a los ladrones la ubicación del domicilio de los usuarios.

Strava

Asimismo los usuarios han detallado los modelos y funciones de sus bicicletas. Por suerte, parece que de momento el único objetivo de los delincuentes son las bicicletas y no las personas.

About Author

Deja un comentario