Seguro no te sorprenderá si afirmamos que el móvil es el dispositivo más importante de nuestro día a día. Nos acompaña a todos lados y allí almacenamos una enorme cantidad de información personal y probablemente laboral.

A medida que el móvil va conquistando más funciones en nuestra vida diaria, también crecen las preocupaciones por la ciberseguridad del mismo. Las técnicas de phishing cada vez más sofisticadas, la gran cantidad de malwares que roban información, el miedo a la red del 5G y la desconfianza hacia el manejo de nuestros datos han llevado a muchas personas a preocuparse cada vez más por la seguridad de su móvil.

Un dispositivo que debe ser resguardado

Aún hoy en día, mucha gente deja completamente de lado la seguridad de su móvil y otros aparatos tecnológicos. Es de conocimiento general la importancia de contar con un software antivirus en tu laptop u ordenador, pero no muchos siguen las mismas reglas para sus demás dispositivos. Y es allí en donde comienzan los problemas.

Por nuestro móvil viaja una enorme cantidad de información: mensajes, correos electrónicos, fotos, videos, direcciones, datos bancarios, localizaciones, rutinas y muchísimo más. Con la información de nuestro móvil podemos recrear cada paso de nuestro día a día y es por ello que la seguridad de este dispositivo es tan importante, por la información sensible que se maneja.

Hay muchísimas formas en las que aumentamos nuestra exposición al ataque de hackers y cibercriminales, que probablemente pasen desapercibidas. Correos electrónicos falsos, descarga de archivos o aplicaciones poco confiables y muchísimo más. Pero sin duda una de las actividades más riesgosas es simplemente conectarse a Internet.

Cuando nos conectamos a Internet, establecemos una conexión entre nuestro dispositivo y esta enorme red pública. Esta conexión puede ser visible por cualquier cibercriminal, que puede detectar la información que estamos enviando y recibiendo. Esto es especialmente peligroso cuando te conectas a redes Wi-Fi inseguras o inestables, como las redes gratuitas o hotspots.

Una de las formas de luchar contra ello es contar con una VPN o Virtual Private Network. Con esta tecnología, podrás navegar de forma anónima y encriptar toda la información que viaja a través de tu dispositivo por Internet. Alternativas como NordVPN, que es compatible con móviles, ofrecen una capa de seguridad extra para tu móvil y para que puedas navegar de forma segura.

Aunque contar con una VPN es una de las mejores formas de proteger tu móvil hoy en día, también es importante tener en cuenta otras medidas básicas de seguridad como: no descargar archivos sospechosos, no hacer click en links que no sean legítimos, no descargar aplicaciones fuera del store oficial, no enviar datos personales completos y evitar las redes Wi-Fi abiertas.

Mantener la privacidad dentro de la hiperconectividad

Muchas personas creen que hoy en día ya no existe la privacidad, que el avance de la tecnología ha borrado esa línea entre lo virtual y lo real. Desde compartir todo en las redes hasta la creencia de que nuestro móvil escucha todo lo que decimos, es fácil comenzar a desconfiar de este pequeño aparato.

Afortunadamente, existen hoy herramientas tecnológicas que nos permiten tener un mayor control sobre nuestra presencia online y así poder mantener la privacidad de nuestros datos personales. Conectarse a Internet no debería ser un deporte de riesgo, lo mejor es hacerlo de forma segura, responsable y con la confianza de que tu información no caerá en las manos equivocadas.

About Author

Globb Security

Globb Security, la web de referencia del sector de la seguridad informática.

Deja un comentario