CrowdStrike ha anunciado los resultados de un estudio llevado a cabo por la compañía en el que se resumen los análisis y observaciones del equipo de Respuestas ante Incidentes de CrowdStrike durante 2020. El informe, que analiza datos de empresas de todos los tamaños y de 15 sectores diferentes en 34 países, ahonda en las formas que utilizan los ciberdelincuentes para adaptarse a la “nueva normalidad”, e incluye recomendaciones para que las empresas mejoren su preparación ante las amenazas más importantes que acontecerán en 2021.

Como era de esperar, el mayor impacto a lo largo del año, según apunta el informe de CrowdStrike, ha venido dado por la masiva adopción del teletrabajo, con las implicaciones que conlleva en materia de ciberseguridad, especialmente para las infraestructuras cloud. “El teletrabajo ha redefinido el campo de juego de los ciberdelincuentes” ha asegurado Joan Taulé, vicepresidente de ventas para CrowdStrike en EMEA. Para comprobarlo, conozcamos algunas de las conclusiones más importantes del estudio de CrowdStrike:

  • El ladrón siempre llama dos veces”. El 68% de las organizaciones que ha experimentado una intrusión ha vuelto a ser atacada. CrowdStrike ha observado que los ciberdelincuentes reparten sus objetivos entre las Pymes que confían en soluciones de protección más anticuadas y, por tanto, más débiles; y las grandes empresas que, aunque tienen mejores defensas, están dispuestas a pagar mayores rescates para recuperar el control de sus activos.
  • La tecnología no resuelve nada por sí sola”. Al menos en el 30% de los incidentes de seguridad, CrowdStrike observó que las soluciones de antivirus no estaban correctamente configuradas, tenían activada la configuración más débil o ni siquiera cubrían el entorno corporativo completo, lo que facilitó el acceso malintencionado de los ciberdelincuentes a los activos empresariales. Las soluciones tradicionales fallaron en la prevención del 40% de los incidentes, ya sea debido a errores de detección de malware o a que alguna secuencia del ataque no fue descubierta por la herramienta.
  • Aplicaciones peligrosas”. Según el informe de CrowdStrike, los ciberdelincuentes han aprovechado el uso masivo de aplicaciones públicas para utilizarlas de objetivo en sus ataques durante 2020. Según la Base de Datos Nacional de EEUU sobre Vulnerabilidades, este año se han publicado más de 19.000 nuevas vulnerabilidades, un 9% más que en 2019. El 36% de las veces que se explotó una vulnerabilidad, los ciberdelincuentes terminaron su acción con un ataque de ransomware. En el 16% de los casos, se abrió una brecha de datos con información sensible, como propiedad intelectual, identidades de personas, información sanitaria o datos de tarjetas de pago.
  • Cada vez hay más motivación financiera en los ataques”. Los analistas de CrowdStrike han observado que durante 2020 se incrementaron los ataques motivados financieramente. El 81% de dichos ataques implicó actividades relacionadas con ransomware y solamente el 19% con e-Crime propiamente dicho (intrusiones en el punto de venta, ataques a webs de comercio electrónico, compromiso de correos corporativos o minería de criptomonedas).
  • Los ataques gubernamentales no dejan huella pero están ahí”. De forma paralela al crecimiento de los delitos informáticos, los ataques llevados a cabo desde determinados gobiernos han afectado a una variedad importante de sectores a pesar de que aún no se habla mucho de ello.
  • Dejarse aconsejar siempre es bueno”. El 49% de los incidentes analizados por el informe de CrowdStrike se resolvieron gracias a la asesoría externa en materia de ciberseguridad.

About Author

Globb Security

Globb Security, la web de referencia del sector de la seguridad informática.

Deja un comentario