Los datos se han convertido en el oro del siglo XXI. Tanto, que constituyen una verdadera fuente de poder para quienes los controlan. Como resultado, su protección se vuelve cada vez más vital para cualquier compañía que no quiera perder su poder y/o desee mantener el control.

Cada vez más, el público general es consciente de los diferentes aspectos de la seguridad informática y sabe que es necesario proteger sus datos personales y los de su empresa. Pero, ¿cómo proteger cada vez más datos en el ámbito profesional y personal? Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es el cifrado, que ya forma parte de nuestra vida cotidiana sin que nos demos cuenta, pero solo con eso no es suficiente.

En los protocolos de protección de datos, incluso el cifrado más robusto se vuelve inútil si los otros elementos del protocolo no son lo suficientemente fuertes. El uso del cifrado es importante, pero no es lo único a considerar. Si los datos cifrados no se transportan en buenas condiciones, la seguridad que confiere el cifrado es inútil. Desafortunadamente, como estas salvaguardas no siempre se implementan, proporcionamos cantidades importantes de datos todos los días a una amplia gama de organizaciones que no están suficientemente protegidas.

Así puedes prevenir que los cibercriminales rastreen tu información y acceder a internet de forma segura

Para evitar el riesgo de intrusión en los sistemas informáticos, que es cada vez más alto, hay varios elementos a considerar. Ya no nos basta con vigilar qué publicamos en Instagram o Facebook o qué compartimos en WhatsApp. También conviene vigilar por donde viajan nuestros datos y de qué manera lo hacen. En este sentido, el uso de una VPN puede ser de gran utilidad. 

El origen de la tecnología VPN, acrónimo de Virtual Private Network o Red Privada Virtual, tiene que ver con extender la seguridad que ofrece una conexión local a una red pública como es internet y poder disfrutar de lo mejor de ambas redes. Es algo así como estar conectado con el mundo de forma segura.

El uso de un servicio VPN es muchas veces relacionado por los usuarios con la posibilidad de acceder a contenido que no está disponible en su país. esta es, sin duda, una de las finalidades de una VPN, pero su potencial va mucho más allá. 

Utilizar una VPN es algo así como una forma sencilla de proteger tu vida digital de forma continua, allá donde vayas, y desde donde te encuentres, independientemente del dispositivo u ordenador que utilices en cada instante para conectarte a Internet.

Y es que, una VPN es una red privada virtual y ofrece una forma segura de conexión a internet porque encripta los datos que se envían por la web. Los datos van a la VPN y del servidor de la VPN a la web que se quiere visitar sin que siquiera el proveedor de internet puede ver los datos que se transfieren, el dispositivo utilizado ni la ubicación desde donde accede el usuario.

Así, con una VPN podrás utilizar Internet de forma anónima, garantizando la seguridad de tus datos, sin anuncios ni rastreadores y alejado de malware o phishing. Sin embargo, antes de lanzarte a utilizar un servicio de VPN debes conocer la identidad del propietario del servicio.

Saber quién está detrás del servicio es de vital importancia ya que no todos los países tienen las mismas reglas para proteger los datos de sus usuarios. Para ayudarte en tu elección, compartimos un estudio realizado por la firma especializada VPNpro en el que analizaron 97 servicios VPN distintos.

Como verás, hay muchos entre los que elegir, incluso gratuitos, pero la mayoría se concentra en tan solo siete compañías. La elección, la dejamos en tus manos.

About Author

Globb Security

Globb Security, la web de referencia del sector de la seguridad informática.

Deja un comentario