La proliferación de un mayor número de dispositivos en la red, así como el aumento del tiempo del uso de los mismos dentro del hogar, está causando diferentes problemáticas que afectan directamente a la calidad y eficiencia de las infraestructuras domésticas. Con la llegada del teletrabajo, la educación y la formación en remoto, a la vez que el uso de las nuevas propuestas multimedia y la colaboración, los usuarios domésticos y profesionales independientes tienen que afrontar en ocasiones una carrera de obstáculos que dificultan el desarrollo de su actividad desde casa.

Para solucionar estos inconvenientes es fundamental contar con dos factores: la nube y la seguridad de la red. Según señalan muchas consultoras, en un futuro cercano, al menos la mitad de las personas que utilicen la red estarán conectadas de forma remota, ya sea desde casa, desde una ubicación externa o mientras están en movimiento. Por eso, contar con una conectividad más fluida con la oficina puede ser posible permitiendo la implementación de VPN de forma remota. 

Los trabajadores en remoto podrán acceder a todas sus aplicaciones, datos y servicios como si estuvieran trabajando desde la propia oficina. Al usar esta función, pueden conectarse al WiFi de la oficina mientras están en el hogar simplemente encendiendo su ordenador portátil, pues este se conecta a través del túnel seguro que proporciona directamente el Punto de Acceso. Además, tendrá el efecto de aislar las redes WiFi comerciales y domésticas para que sean aún mucho más seguras.

Mayor visibilidad y control de la red

Pero para tener una seguridad real es importante poder monitorizar el tráfico y la actividad, a la vez que administrar los dispositivos y las configuraciones de manera remota. Esto se convertirá en algo fundamental para cualquier tipo de organización. Gracias al cloud, los administradores de red o los proveedores de servicios gestionados pueden hacer todo lo que necesitan sin estar físicamente presentes.

La enorme flexibilidad que proporciona la nube hace que el uso de toda la infraestructura sea una opción más atractiva. Mediante el manejo de switches, puntos de acceso wireless y dispositivos de seguridad compatibles con la nube los clientes pueden controlar totalmente la red, asegurándose que funciona sin problemas y que está protegida en todo momento.

Además, desde casa también se debe aplicar el “zero trust”. Cuando hay alguien delante de la puerta de su casa puede verle. Pero si un usuario remoto está intentando acceder a su red no puede. Podría ser cualquiera e incluso si es de confianza, puede dejar sin darse cuenta una puerta trasera abierta que permita infiltrarse en la red a aquellos con intenciones menos buenas. Tanto la autenticación multifactor (MFA) como el control de acceso a la red (NAC) son dos aliados de las Comunicaciones desde el hogar. 

Estas tecnologías proveen de una protección adicional al permitir la autenticación correcta y segura de los usuarios y al garantizar que los dispositivos que se utilizan para el acceso remoto estén adecuadamente protegidos y, por lo tanto, no se puedan usar como una puerta trasera en su red. Cuando se usan juntos, estos dos métodos ofrecen una manera de autenticar y autorizar usuarios y dispositivos remotos para minimizar la posibilidad de que cualquier persona que no esté debidamente autorizada, o que use un dispositivo que no esté adecuadamente protegido, acceda a la red.

Dado que ahora hay más usuarios que teletrabajan, es más importante que nunca saber exactamente quién accede a la red y si tienen los dispositivos endpoint debidamente protegidos.

About Author

Avatar

Country Manager Zyxel Iberia

Deja un comentario