¿Qué ocurre cuando los bots de software comparten lo que no deben?

0

El pasado viernes se celebraba el Día Europeo de la Protección de Datos, y, aprovechando esa señalada fecha y todo lo que se habla en estos días de la necesidad de mejorar la protección de datos, vamos a ver la importancia de proteger los datos a los que acceden los bots de software para que no queden expuestos. Porque no solo los humanos podemos cometer el error de hacer clic en el enlace equivocado. Los bots de software también tienen problemas para “compartir”.

Los bots de software, esos programas informáticos que realizan tareas repetitivas como si de un humano se tratase, existen en las organizaciones de todo el mundo (ya sea en la banca, en el gobierno o en cualquier otro tipo de empresa). El objetivo de estos “ayudantes” es que liberen al personal humano para que se enfoque en trabajos más creativos y críticos para el negocio, pero también son un componente importante del negocio digital porque ayudan a mejorar la eficiencia, la precisión y la escalabilidad. 

El problema de la privacidad surge cuando se empieza a pensar qué necesitan estos bots para poder hacer lo que hacen. Sobre todo, en lo que se refiere al acceso, ya que si necesitan procesar datos de clientes almacenados en un servidor de nube pública o en un portal web, deben acceder a ellos. Y ya sabemos los problemas que pueden surgir cuando los datos de los humanos se ven comprometidos. Pues lo mismo les puede pasar a los bots. Si estos programas informáticos están mal configurados y codificados y tienen acceso a más datos de los que necesitan podrían estar filtrando dichos datos de manera incorrecta.

Casi a diario conocemos casos de ataques que comprometen los datos confidenciales. En este sentido, las máquinas tienen los mismos problemas de seguridad que los humanos. Si  tienen acceso a datos confidenciales y no están protegidos adecuadamente es una puerta abierta para los ciberdelincuentes, lo que puede poner en riesgo la privacidad de las personas. Sobre todo, porque los atacantes no se dirigen a los humanos para obtener datos, sino que se dirigen directamente a los datos. Por ese motivo si las máquinas, especialmente las que están a cargo de los procesos automatizados (como por ejemplo, transferencias bancarias, extracción de datos web, transferencia de archivos de datos de clientes, etc.) son el mejor camino a seguir para llegar a los datos, ten en cuenta que los ciberdelicuentes elegirán precisamente ese.

About Author

director técnico en EMEA de CyberArk

Leave A Reply