Con el aumento de los ataques cibernéticos a las empresas, es hora de que nos tomemos en serio desarrollar un plan de ciberseguridad para proteger nuestra información, datos y activos.

Las amenazas cibernéticas preocupan tanto a particulares, como grandes y pequeñas empresas. De hecho, las compañías y negocios más pequeños son los más vulnerables. Un ataque podría dejar en quiebra a una empresa pequeña.

Y en el último año se ha registrado un incremento de este tipo de ataque al sector empresarial. De hecho, en países como España, hubo un registro de estos ataques de un 44% más que en años anteriores.

Para proteger tu negocio de estos ataques debes estar preparado. Y para hacerlo lo primero que debes saber es cuáles son las principales amenazas de ciberseguridad que una empresa puede sufrir.

Ataques de ransomware

El ransomware es una de las amenazas principales a la que se enfrentan la mayoría de las empresas. Este malware está creado para acceder a los datos e información confidencial de la empresa, se retienen como rehenes y se exige un pago a cambio del rescate.

Los dueños de los negocios deben entonces elegir entre pagar un rescate, que suele ser considerablemente alto o perder sus datos. Por lo general, este software es malicioso

Llegan a través de los correos electrónicos conocidos como phishing, que en apariencia se ven legítimos.

Estos emails incluyen un archivo adjunto donde está escondido el código malicioso. Una vez que lo ejecutas en tu PC esta se infecta y comienza el ataque real.

Algunas de las formas de proteger tu empresa de ransomware son las siguientes:

  • Siempre verificar la dirección web antes de descargar archivos adjuntos de un correo electrónico.
  • Capacita a tu personal para que conozcas las amenazas cibernéticas que puede sufrir la empresa y puedan actuar en función de protegerla.
  • No proporcionar nunca información financiera por correo electrónico.
  • Instala y mantén actualizados los softwares que prevén y eliminan amenazas cibernéticas: antivirus, VPN, firewalls, etc.

Tener un software antivirus es extremadamente importante. Prueba usar un antivirus para mantener tus datos seguros en tu computadora personal. Pues no solo las empresas son víctimas de estos ataques, los particulares también son propensos a ser atacados por ransomware.

Ataques de phishing

El phishing es como “pescar”, pero a través del engaño y aprovechándose de la debilidad humana. En este caso un pirata informático se hace pasar por una empresa o persona de confianza para manipular a su víctima.

Una vez que gana su confianza le engaña para que le de sus contraseñas y datos personales. Algunos correos electrónicos tienen enlaces de sitios clonados, que extrae la información y datos de tu sistema.

Si el pirateo ha tenido existo, el delincuente cibernético puede no solo bloquear tus cuentas, sino robarte dinero o información, y hasta dañar tu equipo.

Este tipo de ataques son sumamente difíciles de detener porque dependen del elemento humano. Sin embargo, el phishing no es tan difícil de detectar y lo mejor es capacitar a tus empleados sobre cómo identificarlo.

Ataques de intermediario (MITM)

Este tipo de ataque funciona cuando los delincuentes cibernéticos interceptan y alteran el tráfico entrante de un destinatario. La persona no se da cuenta que su tráfico ha sido alterado y actúa como si se tratase de la información real que ha recibido.

Por lo general, los piratas informáticos redirigen el navegador de su víctima a sitios webs maliciosos donde roban o intercambian datos confidenciales de la víctima.

Los clientes de bancos son muy vulnerables a esto, sobre todo si reciben algún correo que solicita  su nombre de usuario o contraseña. Por lo general, los bancos no solicitan esa información por dicha vía, pero el cliente no lo sabe.

De esta forma, un banco que no cuente con buena ciberseguridad puede dejar a sus clientes a merced de los hackers. 

El Wi-Fi público es uno de los medios más usados para ataques MITM, porque el enrutador o router, no verifica tu identidad. Así los hackers pueden obtener acceso a tu computadora a través de su servidor web.

Lo ideal para combatir esta amenaza es contar con un tipo de autenticación de punto final. Esto hará más difícil interceptar el tráfico a los ciberdelincuentes. Un ejemplo práctico son los métodos de identificación en dos pasos, son mucho mejores que las contraseñas.

Existen muchas más amenazas de red que pueden enfrentar las empresas. Lo mejor que puedes hacer para proteger la tuya es contar con un conjunto completo de herramientas de seguridad. Asu vez, debes ser consciente tú y tu personal de las amenazas y aprender a prevenirlas.

About Author

Globb Security

Globb Security, la web de referencia del sector de la seguridad informática.

Deja un comentario