Como un avance del que será su discurso del del Estado de la Unión, el presidente de EEUU, Barack Obama ha hecho unas declaraciones muy significativas sobre la ciberseguridad, motivadas por los últimos ataques a empresas como Sony, o el hackeo de las cuentas en redes sociales del Mando Central del Ejército (CENTCOM).

Obama ha afirmado que en los próximos días va a proponer medidas para proteger la seguridad digital, proteger a los ciudadanos del robo de identidad o para proteger a los menores en Internet, así como fórmulas para hacer llegar un acceso más económico para todos los ciudadanos a las conexiones a Internet de alta velocidad.

Sin embargo, su discurso de ayer se ha centrado en propuestas para trabajar con el sector privado para proteger mejor a las empresas de las amenazas de seguridad. Obama ha mencionado expresamente los ataques a Sony y las cuentas del Twitter del ejército, y el reto que supone para el gobierno proteger a las empresas y ciudadanos de los ciberataques. Obama ha explicado que en esta tarea de protección, ya que muchas de las infraestructuras que usa el sistema financiero y el gobierno pertenecen a empresas privadas, ni el gobierno ni las empresas privadas pueden actuar solos.

Según Obama, el problema es que no siempre hay una colaboración fluida entre el gobierno y las instituciones privadas. En ocasiones es difícil para el gobierno compartir información sobre las amenazas con las empresas y a veces es difícil para las empresas compartir dicha información sobre las ciber amenazas con el gobierno. En parte por las cuestiones legales y de privacidad y porque las empresas son a menudo muy reticentes a la hora de divulgar que han sido atacadas, para no dañar su imagen publica o sus negocios. Además, como bien apunta Obama, los ciudadanos tienen un legítimo interés en asegurarse de que el gobierno no está “potencialmente abusando de la información que reciben”.

Para mejorar esta colaboración entre gobierno y empresas, Obama ha propuesto crear una fórmula estandarizada para notificar cuando se ha producido una grieta de seguridad y en su discurso ha anunciado que promoverá una nueva legislación para promover un mayor intercambio de información entre el gobierno y el sector privado. La frase que define está nueva legislación señala que habrá medidas para proteger a las empresas que compartan información y evitar que puedan ser demandadas, así como para asegurarse de que el gobierno protege la privacidad y las libertades en su protección de la seguridad.

La segunda gran medida que propone Obama va encaminada a revisar los mecanismos legales para perseguir y castigar a quienes estén involucrados en ciberataques, incluyendo a quienes estén implicados en la venta de herramientas digitales para realizar dichos ataques, como botnets o software espía.

De momento, las medidas (aunque se desconocen los detalles) han sido tomadas con cierta frialdad y han sido calificadas como innecesarias por algunas organizaciones que defienden la privacidad y que ven que la propuesta puede significar una forma de que el gobierno pueda obligar a las empresas a divulgar datos privados que ahora pueden negarse a compartir. Aunque no tan radical, el discurso suena similar al ofrecido ayer por David Cameron, Primer Ministro de Reino Unido que ha pedido que se tomen medidas para prohibir la encriptación de programas para comunicaciones entre ciudadanos (como tienen aplicaciones como WhatsApp, Telegram o FaceTime).

Foto: cleveland.com

About Author

Avatar

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo) y después he trabajado con TICbeat.com como responsable de desarrollo de producto. Actualmente trabajo como Chief Content Officer en GlobbTV.

Deja un comentario