La seguridad es un tema que nos atañe a todas las personas. Todos buscamos tener una vivienda resguardada ante posibles robos o ataques, por lo que destinamos una importante cantidad de dinero en cerraduras inteligentes, cámaras de seguridad, intercomunicadores digitales, etc.

Ahora bien, también nos preocupamos por los pequeños de la casa, quienes requieren mayor atención. “Hay elementos como videocámaras para vigilar todos los movimientos de los infantes. De esta forma, los padres pueden revisar desde otra habitación lo que están haciendo o si algo les molesta. De igual modo, hay cunas o camas que implementan mayores sistemas de seguridad, a fin de proteger al bebé”, refiere Gemma Salinas, jefa de la sección Maternidad de Superguapas.

No obstante, las videocámaras pueden constituir elementos con fallas en la seguridad y resultar vulnerables. Un ejemplo de esto ocurrió en Estados Unidos, cuando la cámara ubicada en el cuarto de una niña de apenas 8 años fue interceptada por hackers. A partir de entonces, se encendió el debate sobre un posible espionaje por parte de ciberdelincuentes a través de sistemas de vigilancia conectados a internet.

Las dudas han crecido con el aumento de casos publicados. Hace solo unos meses se conoció que usuarios que integraron cámaras Xiaomi a través del servicio de doméstico Google Home pudieron acceder a la transmisión de otras cámaras de forma aleatoria. Esto generó un gran escándalo y controversia respecto al uso de estos sistemas de vigilancia.

Muchos de estos casos ocurren debido a la enorme facilidad con la que los ciberdelincuentes descubren las contraseñas de estos aparatos, las cuales vienen, en la mayoría de casos, predeterminadas y los usuarios no las cambian, ya sea por desconocimiento o por ignorancia. Al respecto, el Centro Nacional de Seguridad Cibernética (NCSC) de Reino Unido recomendó a los usuarios que cambien la configuración de dichos dispositivos luego de comprarlos.

De acuerdo con la entidad, las contraseñas predeterminadas de fábrica son “fáciles de adivinar” y pueden ocasionar que un pirata informático observe todos los movimientos de una casa a través de dispositivos conectados sin ser detectado por los propietarios del inmueble.

El director técnico del NCSC, Ian Levy, advirtió a través de un comunicado que, pese a los enormes beneficios de los aparatos de videovigilancia, hay ciertas vulnerabilidades que pueden ser aprovechadas por los ciberdelincuentes. Esta advertencia hace referencia la situación de alarma originada en 2014 cuando se descubrió que un sitio web ruso recogía miles de vídeos en directo procedentes de cámaras domésticas, las cuales provenían de diferentes países.

El último caso ocurrió con la empresa de seguridad informática Bitdefender, la cual ha descubierto una brecha de seguridad en las cámaras de videovigilancia para bebés iBaby Monitor M6S, la cual puede dar acceso a ciberdelincuentes tanto a imágenes grabadas como a datos personales. Uno de los fallos permite incluso a los piratas informáticos acceder a los archivos almacenados por la cámara en la nube de Amazon Web Services.

About Author

Desiree Rodriguez

Responsable de Globb Security France y España. Periodista, Comunicadora Audiovisual y editora. Antes de unirse a GlobbTV, desarrolló la mayor parte de su carrera profesional en el grupo editorial de Madiva. Twitter: @Drodriguezleal.

Deja un comentario