Seguro que recuerdas la polémica lucha hace unos meses entre el FBI y Apple. Los federales pidieron que se desbloqueara el iPhone 5c de un terrorista relacionado con el caso de San Bernardino, y la compañía de la manzana se negó en redondo.

Una pelea que acabó con el FBI desembolsando más de un millón de euros para desbloquear el terminal, mediante un exploit (que por cierto, podría haber conseguido gastándose solamente 100 dólares). El problema, es que el método que compraron no les funciona con los últimos modelos de iPhone, así que ni siquiera van a poder amortizar su inversión.

Según informa Wired, el FBI tiene otro iPhone de un terrorista, Dahir Adan, quien apuñaló a 10 personas en un centro comercial de Estados Unidos. Los investigadores han dicho que van a revisar qué opciones tienen para desbloquearlo. Por el momento no ha hecho más declaraciones, tampoco Apple. Pero teniendo en cuenta los acontecimientos del pasado febrero, no parece que los de Cupertino vayan a dar su brazo a torcer tampoco esta vez, ya que sigue teniendo una guerra abierta contra el espionaje de los gobiernos.

Eso sí, el debate vuelve a abrirse: ¿en qué momentos las empresas tecnológicas deben ceder los datos privados de sus usuarios?

About Author

Monica Valle

Periodista especializada en tecnología y ciberseguridad. Presentadora del programa sobre seguridad informática y tecnología Mundo Hacker. @monivalle

Deja un comentario