En la actualidad, el principal problema de la inteligencia artificial es que no se entiende claramente. Un software que aprende y evoluciona en base a la información que interpreta puede parecer opaco, especialmente cuando se trata de entender exactamente cómo y sobre qué base el software ha tomado sus decisiones … Si esto lo combinamos con nuestra tendencia a antropomorfizar la tecnología de IA, es fácil entender por qué las personas se preguntan sobre el papel de la IA, cómo funciona, y por qué es difícil para ellos confiar en una aplicación que tiene su propia inteligencia.

Y no es de extrañar ya que la inteligencia artificial es una gran revolución que afectará a nuestra sociedad y afectará muchos aspectos de nuestra vida profesional y privada. Todavía no es verdaderamente autónomo en el mundo de los negocios, pero su implementación es cada vez más común en muchas áreas, como el soporte de decisiones.

En el mundo de los negocios de hoy en día, la IA aumenta las capacidades humanas para que los sistemas puedan operar a velocidades y escalas que los humanos solos no pueden alcanzar. Es en este contexto que estamos viendo más y más ejemplos de inteligencia artificial aplicada centrada en tareas específicas que son complejas, de gran tamaño en datos, pero de naturaleza algo repetitiva, y que, como tales, son candidatos para la automatización. Las ciencias de la vida han sido uno de los primeros usuarios de la IA, y más recientemente hemos visto un aumento de la inteligencia artificial en el marketing financiero o en el transporte autónomo.

En el mundo de la ciberseguridad, también aporta un elemento importante: aborda una falta significativa de habilidades y recursos profesionales y reduce las barreras para acceder a la profesión de ciberseguridad. La AI se utiliza ya para combatir adversarios de ciberseguridad, por ejemplo, al analizar comunicaciones en tiempo real y detectar señales ocultas para identificar comportamientos maliciosos. Esto implica el procesamiento de volúmenes extraordinarios de datos, en tiempo real, y la aplicación de algoritmos matemáticos complejos a este proceso para detectar al instante el comportamiento malicioso. Para un ser humano, lograr este rendimiento es simplemente imposible. Y cuando eres capaz de identificar y detener rápidamente los ciberataques antes de que reciban un golpe, estás reduciendo drásticamente el riesgo comercial.

Tanto es así que aegún un informe de Webroot, la IA es utilizada por aproximadamente el 87 % de los profesionales en ciberseguridad de los Estados Unidos. No obstante, puede constituir un arma de doble filo, ya que el 91 % de los profesionales de la seguridad están preocupados ante el hecho de que los hackers utilicen IA para lanzar ciberataques aún más sofisticados de los que ya llevan a cabo diariamente.

En Europa, Reino Unido es el país con un ecosistema de IA más poderoso. Seguido de Alemania, Francia y España.

La Comisión Europea ha anunciado que 25 Estados miembros, España incuido, han firmado una declaración en la que se comprometen a cooperar “para asegurar la competitividad en el desarrollo de la Inteligencia Artificial”. La UE ya ha demostrado que es puntera con la creación del primer observatorio internacional sobre la tecnología blockchain, sin embargo, habrá que ver cómo se lleva a cabo la propuesta de la Comisión Europea basada en un triple enfoque: que la IA refuerce la inversión pública y privada en IA, anticipe los cambios socioeconómicos y garantice un marco ético y jurídico adecuado.

La UE debe incrementar las inversiones en investigación e innovación sobre IA en al menos 20 000 millones de euros de aquí a finales de 2020. Para apoyar estos esfuerzos, la Comisión va a aumentar su inversión hasta 1 500 millones para el período 2018-2020. En este sentido, la Comisión apoyará el desarrollo de una «plataforma de IA a la carta» con el objetivo de brindar a los usuarios un acceso a recursos de IA.

En el sector de la ciberseguridad, la Inteligencia Artificial constituye un elemento potencialmente positivo dada la falta de talento que afecta a la industria. Esta tecnología podría ayudar a una industria peligrosamente desequilibrada. Cuando madure como tecnología, la IA podría constituir uno de los desarrollos más asombrosos de la historia, pero aún queda mucho por hacer para lograr una seguridad perfecta mediante el uso de la IA por lo que no debemos olvidar el papel del ser humano que, al menos de momento, debe estar detrás analizando que todo se realice de forma correcta y no se incurra en ningún riesgo que ponga herramientas y servicios, o incluso vidas, en peligro. 

About Author

Desiree Rodriguez

Responsable de Globb Security France y España. Periodista, Comunicadora Audiovisual y editora. Antes de unirse a GlobbTV, desarrolló la mayor parte de su carrera profesional en el grupo editorial de Madiva. Twitter: @Drodriguezleal.

1 comentario

Deja un comentario