En un mundo cada vez más conectado, la llegada de nuevas tecnologías y dispositivos, como el 5G o el IoT, aumentará los riesgos a los que se enfrentan los consumidores en cuanto a privacidad y ciberseguridad, así como los retos de las organizaciones para garantizar una adecuada protección de sus datos.

En 2020 continuaremos viendo nuevos desarrollos regulatorios en torno a la privacidad de datos, aunque ya hemos podido ver cómo se han aprobado e implementado regulaciones recientes como GDPR en Europa. Pese a que estas regulaciones tienen diferencias inherentes, el objetivo general de las normas de privacidad de datos es garantizar a los consumidores el derecho a saber cómo y qué tipo de información personal identificable se recopila, y poner a su disposición la opción de emprender acciones legales en caso de que se incurran en daños por brechas o violaciones de la seguridad de los datos.

Hasta ahora, la mayoría de las organizaciones han centrado sus esfuerzos en la información estructurada, pero también deben ser capaces de comprender qué información personal identificable se encuentra en los documentos de datos textuales. Los datos e informaciones archivados, en particular, son una preocupación especialmente constante para la mayoría de las empresas. Por eso, las soluciones impulsadas por IA serán fundamentales para localizar datos confidenciales y gestionarlos a través de flujos de trabajo automatizados.

Por todo ello, desde OpenText, consideramos imprescindible que las organizaciones establezcan prácticas internas de gobernanza de datos para determinar quién es responsable de la seguridad de los datos y de las políticas de toda la empresa, lo que puede incluir la creación de equipos que combinen conocimientos técnicos y normativos.

About Author

Jorge Martinez

director regional de OpenText para Iberia

Deja un comentario