El mayor problema político, legal y filosófico de nuestra época es cómo regular la propiedad de los datos. Lo dice Yuval Noah Harari, célebre autor de ensayos como Sapiens: De animales a dioses y Homo Deus: Breve historia del mañana (15 millones de libros vendidos), que le han convertido en una suerte de gurú digital.

Los datos personales constituyen una fuente de riqueza por excelencia, especialmente en el mercado digital. Nuestros gustos y preferencias, sumados a nuestras características físicas e información personal, permiten ofrecer una imagen completa de nuestras necesidades y deseos. A nadie le sorprende ya recibir ofertas comerciales personalizadas fruto del rastro de su navegación web, o incluso del rastreo que bots realizan de los e-mails que recibimos.

La información (personal) es poder. Siempre ha sido así; sin embargo, las capacidades y técnicas de almacenamiento, gestión y procesamiento de la misma están alcanzado unas cotas antaño inimaginables.

En un escenario cercano, la combinación entre nuestro creciente conocimiento biológico y la inteligencia artificial avanzada, los sistemas externos podrían llegar a conocernos mejor de lo que nosotros mismos nos conocemos y controlarnos o manipularnos con una eficiencia sin precedentes.

Además, la realidad del valor de los datos contrasta con la facilidad con la que los individuos compartimos sin problemas nuestros datos en redes sociales y aplicaciones móviles. Permitimos el acceso a nuestra cámara, micrófono, calendario, contactos o cuenta de correo, incluso datos sobre nuestra geolocalización, a cambio de aplicaciones “gratuitas”, cuando en realidad estamos pagando con nuestros datos.

Los datos personales son el petroleo del siglo XXI. Regular la propiedad de los datos personales es la gran batalla que nadie librará por nosotros si no somos conscientes del valor que tiene nuestra información personal.

About Author

Pedro Simón

Abogado experto en protección de datos, Director del Departamento Legal de Pridatect y Doctor en Derecho Constitucional cuenta con amplia experiencia y reconocimientos en el sector legal en materia de protección de datos: Certificador de Delegados de Protección de Datos por la APEP (Asociación Profesional Española de Privacidad) Abogado colegiado número 39341 ICAB (Ilustre colegio de abogados de Barcelona) Profesor asociado de Derecho Constitucional en la Universidad de Girona Profesor colaborador de Sistema Constitucional en la UOC Profesor Máster en Protección de Datos y en Derecho Penal Económico en la UNIR Profesor Máster en Marketing Digital en Mondragon Unibertsitatea Profesor curso de formación y certificación de Delegados de Protección de Datos (DPO) en el ICAB Profesor en cursos de especialización en Protección de Datos organizados por la APEP

Deja un comentario