La ciberseguridad es noticia. Las medidas urgentes en ciberseguridad aprobadas por el Gobierno, después de ataques en organizaciones públicas como el ataque de ransomware al SEPE o la encriptación en la Diputación de Segovia ponen el foco en la seguridad nacional.

El peligro de las nuevas variantes de ransomware es su posibilidad de propagación a dispositivos vulnerables. A medida que el ransomware evoluciona y se vuelve más potente puede resultar fundamental la capacidad de identificar el malware en la nube basándose en las características de un archivo. Para prevenir futuros ataques de ransomware y salvaguardar la información altamente sensible, las organizaciones deben tener plena visibilidad y control sobre sus datos.

Las organizaciones deben tener siempre una visión global de su seguridad: evaluar todos los servicios en uso y las lagunas que más probablemente supongan un riesgo para los datos corporativos. Para impedir los ataques de ransomware y mitigar su impacto, todas las organizaciones necesitan una protección avanzada contra las amenazas, especialmente en esta época en la que hay más empleados que nunca trabajando desde casa.

Las organizaciones deben aprovechar las soluciones de seguridad que permiten identificar y remediar las amenazas tanto conocidas como no conocidas en cualquier aplicación o servicio en la nube, y proteger los dispositivos gestionados y no gestionados que acceden a los recursos y datos corporativos. Lo que es más, las organizaciones deben garantizar una formación de seguridad adecuada de los empleados para identificar los intentos de phishing y los correos electrónicos ilegítimos, ya que el phishing es el principal vector de los ataques de ransomware.

About Author

Anurag Kahol

Deja un comentario