En las últimas semanas se ha hablado, y mucho, de Kaspersky y sus soluciones de seguridad. Pero no precisamente para bien. Hace meses el Gobierno de Estados Unidos retiraba el antivirus de la empresa de organismos gubernamnetales tildándolo de malicioso, ahora es el Parlamento Europeo.

En un acta oficial el organismo insta a que los países miembro de la UE realicen “una revisión exhaustiva del software, las tecnologías de la información y el equipo de comunicaciones y la infraestructura utilizada en las instituciones para excluir programas y dispositivos potencialmente peligrosos, y para prohibir aquellos que han sido confirmados como maliciosos, como Kaspersky Lab” uniéndose así a la afirmación realizada en octubre del año pasado por el Gobierno americano.

Además, el pasado mes de diciembreel Centro Nacional de Ciberseguridad de Gran Bretaña advirtió a las instituciones de gobierno que no usaran el software de Kaspersky. A esta medida se unió el gobierno holandés en mayo y ahora el Parlamento Europeo.

¿Kaspersky ante las cuerdas?

La empresa rusa cuenta con unos 400 millones de usuarios, de entre los cuales aproximadamente el 60% se encuentran en Estados Unidos o Europa occidental. Durante años se ha especulado con la posibilidad de que el antivirus de Kaspersky tenga una puerta trasera para las autoridades rusas por ello, ante el primer “ataque” a su imagen de marca, con la publicación de un reportaje en New York Times titulado : “How Israel Caught Russian Hackers Scouring the World for U.S. Secrets”, la empresa empezó una campaña de transparencia en la que puso a disposición de tres centros de transparencia en Asia, Europa y Estados Unidos el código de sus herramientas para que fuesen auditadas.

Sin embargo, tras este último capítulo de la historia de aversión de varios gobiernos occidentales hacia el software de Kaspersky la empresa ha expresado su desacuerdo. Tanto que el dueño de la empresa, Eugene Kaspersky afirma que: “Esta decisión del Parlamento Europeo abre las puertas al cibercrimen en Europa”. A lo que añadió que la decisión tomada en Europa no le “deja otra opción más que tomar una acción definitiva”. Así, la compañía rusa ha suspendido de manera temporal su colaboración en la lucha contra el cibercrimen en Europa.

Kaspersky siempre ha sido un referente en el mercado de la ciberseguridad por lo que esta suspensión podría tener consecuencias muy negativas para el sector. Dejan de colaborar con la Europol y con NomoreRansom.org con lo que la renuncia por parte de los gobiernos a sus soluciones, se convierte en una renuncia también a sus conocimientos y experiencia. Y es que no olvidemos que Kaspersky no es solo uno de los antivirus más utilizados del mundo sino también uno de los laboratorios que más analiza, investiga, y detecta amenazas más relevantes de los últimos años.

About Author

Desiree Rodriguez

Responsable de Globb Security France y España. Periodista, Comunicadora Audiovisual y editora. Antes de unirse a GlobbTV, desarrolló la mayor parte de su carrera profesional en el grupo editorial de Madiva. Twitter: @Drodriguezleal.

Deja un comentario