Está claro que la NSA o el FBI no son los únicos interesados en poder espiar las comunicaciones de los ciudadanos. Hoy, el primer Ministro de Reino Unido, David Cameron, ha hecho unas declaraciones que indican que planea prohibir los sistemas de comunicación que incluyen cifrados de alta seguridad como los que disponen los programas para mensajes como FaceTime (Apple), WhatsApp en sus versiones para Android o Telegram (además, de, por supuesto sistemas de correo encriptado mediante PGP). Cameron ha dicho que los ataques en París han puesto de manifiesto que no se pueden permitir comunicaciones que no se pueden intervenir ni siquiera con una orden ministerial.

El mandatario ha declarado que “en Reino Unido ya se han legislado las reglas para acceder a comunicaciones vitales” como las que se llevan a cabo por teléfono o por las nuevas vías de comunicación que hace posible Internet. La segunda cuestión es si podrán acceder a esas comunicaciones. La pregunta que hace Cameron es: “¿Queremos en nuestro país una forma de comunicación entre personas que incluso en los casos más extremos, con todas las garantías, con una orden firmada personalmente por el Ministerios del Interior, no podamos leer?

Cameron argumenta que Reino Unido tiene una de las leyes que ofrece más garantías a la hora de acceder a las comunicaciones personales, ya sea mediante una carta o a la hora de acceder a conversaciones telefónicas, sin embargo por esas garantías dice que no se puede permitir una forma de comunicación que incluso en los casos más extremos no se puede acceder.

Por “el deber de defender a los ciudadanos”

“El primer deber de un gobierno es mantener a nuestro país y nuestra gente seguros. Los ataques en París una vez más han demostrado la escala de la amenaza terrorista a la que nos enfrentamos. y la necesidad de tener un poder robusto de nuestras agencias de seguridad e inteligencia y políticas para mantener a nuestra gente segura”.

El planteamiento de esta medida tiene ciertamente muchos obstáculos, no sólo políticos sino prácticos, y es necesario tener en cuenta que los mismos sistemas que podrían servir a los terroristas para comunicarse sin que sus mensajes sean leídos, son los que pueden usar ciudadanos, empresas o gobiernos para proteger (incluso, por ejemplo de un ataque ciberterrorista) su información confidencial. Del mismo modo, prohibir el cifrado de las comunicaciones supondría, por ejemplo el final del comercio electrónico seguro ya que todo el tráfico de las transacciones utiliza también estos sistemas de cifrado. Así, todo apunta a que quizá Cameron deberá replantearse sus declaraciones o al menos meditar muy bien las consecuencias de lo que claramente está proponiendo.

Y tú, ¿qué opinas de las declaraciones de David Cameron?

Foto: Mirror

 

About Author

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo) y después he trabajado con TICbeat.com como responsable de desarrollo de producto. Actualmente trabajo como Chief Content Officer en GlobbTV.

2 comentarios

  1. Daniel de Blas on

    Yo creo que, claramente, Cameron necesita un asesor en tecnología y cibercrimen… o al menos ver la última temporada de Homeland…XD Es probable que no se haya parado a pensar cuáles serían las consecuencias prácticas de una medida de ese tipo. Lo peor es que quienes se aprovecharían mejor de ella son los criminales y no la policía o los servicios de inteligencia. Sencillamente hay que aceptar de nuevo que las comunicaciones puedan ser privadas, como es privada una conversación en un parque y nadie las prohíbe…

Deja un comentario