A pesar de que los datos señalan que el nivel de correo basura que circula por Internet está en sus mínimos desde hace años, cada día, cuando revisas tu correo electrónico, es habitual encontrar una cantidad variable de mensajes no deseados que llegan a tu bandeja de entrada. Incluso aunque uses un cliente de correo con su propio sistema anti spam es probable que encuentres muchos mensajes que llega a entrar y, más allá de las molestias que puedan causar o el tiempo que debas emplear diariamente en eliminarlos, el correo basura puede acarrear otro tipo de problemas en los que poca gente se para a pensar.

Según ha comunicado hoy Kaspersky Lab, los ciberdelincuentes aprovechan el spam como vía de transmisión de software malicioso y muchos de estos mensajes incluyen archivos adjuntos o enlaces a webs maliciosos que pueden sentar las bases para un eventual ataque de phishing o que introducen malware en el dispositivo del usuario. Eso significa que desde que estos mensajes entran en la bandeja de entrada del correo ya son un riesgo potencial y se convierten en una ventana abierta a troyanos bancarios.

Según los expertos de Kaspersky, las técnicas usadas por los ciberdelincuentes están en constante evolución y sus analistas explican que, últimamente, estos mensajes se enmascaran tras documentos fcomo notificaciones de multas, alertas de pagos vencidos o confirmaciones de transferencias bancarias. También se esconden tras mensajes de organizaciones gubernamentales, compañías aéreas, reservas de viajes…

Kaspersky Lab estima que el porcentaje de correo basura en el tráfico de correo es de más del 50% del total. Teniendo esto en cuenta, y considerando el nivel de destreza de los estafadores, es fundamental que la tecnología sea capaz de combatir esta amenaza. Por ello, el desarrollador ha elaborado una serie de consejos para mantener limpia la bandeja de entrada:

Consejos para reducir el spam

  1. Es conveniente contar con al menos dos cuentas de correo diferentes: una pública, de uso más extendido, y otra secreta desde la que se escriba únicamente a personas conocidas. De hecho, lo ideal es contar con al menos tres cuentas de correo: la corporativa de trabajo para temas profesionales, una personal, y una tercera para utilizar en las ocasiones en las que no queramos usar ni una ni otra, como para suscribirse a a boletines o para darse de alta en servicios o foros. Ten en cuenta además que si usas tu cuenta de trabajo para temas personales puede que estés yendo en contra de las políticas de tu empresa, que además podría estar autorizada para leer tus mensajes y, por supuesto, si cambias de empresa o te despiden dejarás de poder acceder a todos los mensajes y contactos personales que tengas en dicha cuenta.
  2. Usar diferentes credenciales y contraseñas. Estas no sólo ayudan a luchar contra el spam sino que evitan problemas si se sufre una brecha de seguridad o una infección en el correo.
  3. No mencionar nunca la cuenta de correo privada en Internet ni usarla para registrarse en ningún sitio web.
  4. No abrir jamás un archivo adjunto o hacer clic en un enlace de un correo sospechoso de ser spam o que provenga de un remitente desconocido. Tampoco se debe tratar de contestar a este tipo de mensajes.
  5. Usar soluciones de seguridad que contengan filtros anti-spam avanzados.

Y tú ¿qué consejo darías para reducir el spam o al menos sus efectos colaterales?

About Author

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo) y después he trabajado con TICbeat.com como responsable de desarrollo de producto. Actualmente trabajo como Chief Content Officer en GlobbTV.

Deja un comentario