El automóvil Club Alemán (ADAC), detectó hace unos días un agujero de seguridad en los vehículos BMW con el sistema ConnectedDrive y SIM propia para datos. Según el ADAC, esta vulnerabilidad permitía el acceso de los hackers a abrir el vehículo sin problemas, así como a acceder a información sobre las rutas y otros datos del automóvil (y por tanto de su dueño),

Frente a este riesgo, la firma de vehículos de alta gama ha reconocido el agujero de seguridad y ha actualizado automaticamente los los sistemas de todos sus coches conectados. Aún así la empresa alemana ha asegurado  que “no ha habido riesgos en aspectos directamente relacionados con la conducción”. Lo sorprendente es que parece que la actualización hace que las comunicaciones con los servidores usen un protocolo cifrado HTTPS, lo que significa que hasta ahora los datos no se transmitían con encriptación alguna.

La seguridad del software y los sistemas electrónicos del automóvil son una de las cuestiones que más relevancia están adquiriendo en los últimos años. Los vehículos conectados, como cualquier dispositivo inteligente tiene el peligro de estar expuesto a ataques. Aunque lo habitual es que los fabricantes aíslen los sistemas críticos, como los de conducción o control del vehículo, de los menos importantes como el confort o el entretenimiento a bordo, este ejemplo pone de manifiesto que los ciberdelincuentes pueden encontrar caminos para tomar el control de nuestros automóviles, o como en este caso, para acceder a ellos sin la llave con total facilidad.

About Author

1 comentario

Deja un comentario