El verano es una de las épocas preferidas por los ladrones para realizar sus fechorías pero los cibercriminales no se quedan atrás. Aprovechando las vacaciones (y la consiguiente falta de atención de muchos usuarios), aumenta el número de ciberataques.

En este sentido, la vuelta al trabajo es un buen momento para ponerse al día y descubrir cuáles han sido los ataques más sonados del verano y cuáles las vulnerabilidades a tener en cuenta para el nuevo curso que comienza hoy.

A comienzos del verano, el FBI envió una nota confidencial a los bancos de EE. UU. alertando de los posibles riesgos de ataques informáticos contra los cajeros automáticos. India fue la primera víctima el 11 de agosto fecha en la que se retiraron alrededor de 10 millones de euros, de más de 2.100 cajeros automáticos en 28 regiones diferentes del país.

En Francia, a principios de agosto, el ayuntamiento de Var, una región de la Costa Azul, fue víctima de un ataque de “criptovirus”, durante el cual los datos de los ciudadanos fueron tomados como rehenes a cambio de un rescate.

En España el problema surgió a finales de mes. El 26 de agosto, el Banco de España tuvo que solucionar un contratiempo con su página web que fallaba de forma intermintente sin razón alguna debido a un ataque tipo DDos. El Banco de España ha aclarado que el ciberataque no ha afectado ni a sus funciones críticas ni a sus bases de datos, que no hay ningún riesgo de filtración de información y que la institución funciona con plena normalidad.

Por el momento se desconoce el motivo del ataque pero en redes sociales vinculadas a Anonymous se atribuían el ataque como parte de una campaña de ataques denominada Operación Cataluña con la que ya se han visto afectadas otras páginas web de distintas administraciones e instituciones españolas. Según se apunta en estos canales, los hackers de Anonymus consideran que el Gobierno español ha llevado a cabo un trato lastimoso contra la Generalitat a raíz del desafío secesionista por lo que podría haber otros ataques.

Los organismos públicos no han sido los únicos afectados. Los fallos de seguridad tienen consecuencias a nivel técnico y económico, pero también pueden dañar la reputación corporativa de una empresa. Lo vimos hace tiempo con Yahoo y ahora parece que está afectando a Instagram. La plataforma ha visto un aumento significativo d elos ataques en los últimos meses, en forma de intentos de phishing o phishing cuyo número ha aumentado de 150 a más de 600 por día, lo que ha llevado a muchos usuarios a plantearse el cierre de su cuenta.

El problema va más allá de la esfera de las TI. En un mundo cada vez más conectado, garantizar la confianza de los clientes es vital. Tanto que las empresas que no respetan la confidencialidad los datos son fuertemente sancionados por los usuarios. Buen ejemplo de ello es Facebook que, tras el escándalo de Cambridge Analytica ha bajado al cuarto puesto de redes sociales utilizadas en EE.UU..

Los ataques cibernéticos ahora son transversales y están ligados a múltiples motivaciones, desde el crimen hasta la lucha política. Las tecnologías emergentes como I.A, IoT o Blockchain hacen de la seguridad un tema clave. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer. Sin ciberseguridad, el potencial de crecimiento económico generado por las nuevas tecnologías tiene los días contados y es por ello que la ciberseguridad debe ser el centro de las preocupaciones.

About Author

Desiree Rodriguez

Responsable de Globb Security France y España. Periodista, Comunicadora Audiovisual y editora. Antes de unirse a GlobbTV, desarrolló la mayor parte de su carrera profesional en el grupo editorial de Madiva. Twitter: @Drodriguezleal.

Deja un comentario