Cada vez son más las empresas que deciden incluir protección de datos basada en datos biométricos ensus dispositivos. Tanto es así que la identificación biométrica se ha convertido en una práctica cada vez más extendida entre los usuarios, empresas y organismos públicos a nivel mundial.

El reconocimiento facial, la huella dactilar o la biometría de voz son ya sistemas ampliamente utilizados para verificar nuestra identidad. La mayor parte de los smartphone equipan al menos uno de ellos, sino varios al menos tiempo. Y es que, de acuerdo a un estudio de IBM, el 44% de los españoles prefiere la autenticación biométrica frente a otros métodos más tradicionales como las contraseñas o números PIN.

No obstante, al igual que ocurre con cualquier tipo de tecnología, ningún sistema biométrico es imposible de hackear. Prueba de ello es que hace tan sólo unos meses, con el lanzamiento del nuevo iPhone X, saltaba la noticia de que una compañía de seguridad vietnamita conocida como Bkav había engañado al sistema de reconocimiento facial del iPhone X simplemente utilizando una máscara especial impresa en 3D.

Lo mismo ocurrió con la huella dactilar hace años. Expertos de FireEye mostraron durante la conferencia de hacking Black Hat en Las Vegas cómo era posible hacerse con el control de un terminal protegido con este tipo de tecnología. Haciendo uso tan solo de un trozo de cinta adhesiva, podríamos falsificar la huella dactilar de cualquier usuario y engañar al sistema.

¿Hasta qué punto son seguros los sistemas de identificación vocal?

Pero, ¿y la biometría de voz? ¿Podría un hacker robar nuestra voz y hacerse con el control de nuestros dispositivos? Este tipo de protección biométrica se ha puesto de moda en los últimos meses. Son cada vez más los dispositivos que la euipan y es que, según Marco Piña, Director de Nuance Enterprise Iberia “la biometría de voz es tremendamente más difícil de vulnerar que cualquier otro sistema biométrico”.

La voz humana es única para cada persona. La biometría de voz analiza cientos de parámetros únicos de cada usuario, no sólo la voz, sino también el ritmo del habla o la entonación para contrastarla con una huella vocal. “A través del uso de sofisticados algoritmos que analizan más de 100 características, la biometría puede usar la voz de una persona para validar su identidad y evitar cualquier tipo de fraude. Por esta razón, cada vez son más las empresas y organismos que están implantando la biometría de voz como un sistema adicional de seguridad para sus clientes y usuarios”, añade Marco Piña.

A pesar del avance de estas nuevas tecnologías, aún existe cierto desconocimiento entre los usuarios sobre cómo funciona la biometría de voz y sus principales beneficios respecto a otros métodos de identificación. Por ello, Nuance Communications ha querido explicar algunas ventajas de la autenticación vocal:

  • Es uno de los sistemas biométricos más seguros. La biometría de voz emplea la huella de voz única del usuario para la autenticación. De esta forma, aunque reciba el ataque de un hacker, no podrá robar una huella vocal ni suplantarla. Asimismo, el sistema detectará si se está haciendo por ejemplo uso de una grabación.
  • Minimiza la posibilidad de sufrir cualquier ataque. Un PIN es la credencial más débil, ya que a menudo se comparte y puede verse rápidamente comprometida por un ataque. Asimismo, la mayoría de usuarios suelen utilizar ese mismo PIN para acceder a varios sistemas o aplicaciones.  La biometría de voz, sin embargo, no puede verse comprometida de la misma manera que estos métodos de seguridad tradicionales. Las huellas de voz comprenden cadenas de números hash y caracteres que no valen nada para un hacker. Si un atacante intenta usar una voz grabada, la biometría puede distinguir con precisión una grabación y una voz en vivo en más del 99% de los casos.
  • Evalúa cientos de particularidades únicas en la voz del usuario a la hora de analizar una voz y contrastarla con una huella vocal. Por ejemplo, el sistema evalúa el tamaño y forma de la laringe, el ritmo del habla o la entonación para verificar que el usuario es realmente quién dice ser.
  • Evita el fraude y reduce el riesgo de phishing o suplantación de identidad. Al contrario que otros sistemas de identificación tradicionales, la biometría de voz es menos susceptible a amenazas de fraude y a usurpaciones de identidad.
  • Ofrece mayor velocidad y precisión en el acceso a los dispositivos. La biometría permite reducir el tiempo de autenticación gracias a un sistema de verificación más ágil y sencillo en cualquier dispositivo.

About Author

Desiree Rodriguez

Responsable de Globb Security France y España. Periodista, Comunicadora Audiovisual y editora. Antes de unirse a GlobbTV, desarrolló la mayor parte de su carrera profesional en el grupo editorial de Madiva. Twitter: @Drodriguezleal.

2 comentarios

  1. Ramon Soldevila on

    Es todo muy bonito pero los sistemas biometricos tienen un fallo muy importante. Una vez robada la información es imposible recuperarla o cambiarla.

    ¿Acaso puedes cambiar tu voz para siempre o tu huella digital?

Deja un comentario