En verano solemos conectarnos a las redes públicas para subir mantenernos en contacto con seres queridos y compartir experiencias. Sin embargo, no siempre tenemos en cuenta la seguridad. Estas redes pueden utilizarse para enviar valiosa información personal a través de Internet. Información que terceros, no necesariamente cibercriminales, pueden interceptar y utilizar para sus propios objetivos.

A día de hoy, no todos los puntos de acceso inalámbricos disponen de algoritmos de cifrado y autenticación, aspectos esenciales para que las redes Wi-Fi sean seguras. Los hackers sólo necesitan encontrarse cerca de un punto de acceso para poder interceptar el tráfico de red y hacerse con información confidencial de usuarios involuntarios o no preparados.

La mayoría de las redes públicas en estas ubicaciones utilizan la familia de protocolos Wi-Fi Protected Access (WPA/WPA2) para el cifrado del tráfico, un protocolo que se considera uno de los más seguros para el uso de redes inalámbricas.

Aún así, hay que tener en cuenta que incluso las redes WPA/WPA2 fiables pueden ser víctimas de ataques de fuerza bruta y de diccionario, así como ataques de reinstalación de claves, lo que significa que no son completamente seguras.

“La falta de cifrado del tráfico combinado con la celebración de eventos de grandes dimensiones, como es la Copa del Mundo de Fútbol FIFA, hacen que las redes inalámbricas Wi-Fi sean un objetivo claro para los delincuentes que busquen un acceso fácil a los datos de los usuarios”, afirma Denis Legezo, analista principal de seguridad de Kaspersky Lab.

Si este verano disfrutarás de unos días fuera de casa, recuerda seguir varias reglas sencillas que le ayudarán a proteger sus datos personales cuando te conectes a una red Wi-Fi pública:

  • Siempre que sea posible hay que conectarse a través de una red privada virtual (VPN). Con una VPN, el tráfico cifrado se transmite a través de un túnel protegido, lo que significa que terceros no podrán leer nuestros datos, incluso si consiguen acceder a ellos. 
  • No confiar en redes que no están protegidas por contraseña o éstas son fáciles de adivinar o de encontrar.
  • Incluso en el caso de que la red nos solicite una contraseña segura, hay que estar vigilantes. Los cibercriminales pueden descubrir la contraseña de la red en una cafetería, por ejemplo, para luego crear una conexión falsa con la misma contraseña. Sólo podemos confiar en los nombres de la red y en las contraseñas que nos proporcione el personal del establecimiento.
  • Para aumentar la protección, apaga la conexión Wi-Fi cuando no la estés usando. Además, alargaremos la vida de la batería. Recomendamos que se deshabilite la conexión automática a redes Wi-Fi existentes.
  • Si no estamos 100% convencidos de que la red que estamos utilizando es segura, pero aun así necesitamos conectarnos a Internet, debemos intentar limitarnos a acciones básicas, como buscar información. Debemos evitar utilizar cuando dato de acceso a redes sociales o servicios de correo y, por supuesto huir de cualquier operación bancaria y de introducir datos de nuestras tarjetas de crédito en ningún sitio. Evitaremos situaciones que puedan suponer la interceptación de nuestra información sensible o de contraseñas para un posible uso malicioso posterior.
  • Para evitar ser un objetivo de los cibercriminales, debemos habilitar siempre la opción “utilizar siempre conexión segura” (HTTPS) en los ajustes de nuestro dispositivo. Se recomienda habilitar esta opción cuando visitemos cualquier sitio web que pueda carecer de la protección adecuada.

About Author

Globb Security

Globb Security, la web de referencia del sector de la seguridad informática.

Deja un comentario