La pandemia del coronavirus fomentó la actividad deportiva al aire libre ya que muchas personas sienten temor de contagiarse en los gimnasios. Otros tantos prefirieron entrenar en casa a través de plataformas o aplicaciones, donde recibieron las indicaciones correctas para cada postura del ejercicio.

Tan es así, que las descargas de aplicaciones fitness aumentó considerablemente, ubicando a España en el tercer lugar, detrás de Francia e Italia respectivamente. A nivel mundial las aplicaciones para ejercitarse rompieron el récord más alto en descargas semanales de 59 millones de dólares y los gastos de los consumidores fue de 36 millones de dólares.

En la encuesta de “Hábitos Deportivos” del Ministerio de Cultura y Deporte detallaron que el 46.2% de los españoles practica deportes toda la semana, de manera que recurrieron a la compra de dispositivos tecnológicos para mantener la actividad física durante el período de confinamiento.

Los dispositivos tecnológicos fueron un aliado durante el tiempo de confinamiento para que los usuarios realizarán sus actividades deportivas, sin embargo, no midieron el riesgo que significa vaciar datos e información personal en las distintas aplicaciones.

Muchas de estas aplicaciones tienen la capacidad de medir la cantidad de ejercicio hecho durante el día, la intensidad del ejercicio, hasta monitorear con precisión la dieta que practica la persona. “Estas plataformas recogieron información de que ocho de cada 10 españoles durante la pandemia modificó algunos de sus hábitos alimenticios, donde el 53% aumentó su consumo de verduras y el 31% disminuyó el consumo de carnes rojas”, destacó el periodista y redactor en guiadesuplementos.es, Rafael Rojas.

Toda esta información sobre una persona cobra valor para la ciberdelincuencia que dedican sus esfuerzos a identificar las tendencias y preferencia de los usuarios, para atacar a través de dispositivos inteligentes. En especial, sobre los teléfonos móviles porque las personas suelen realizar operaciones bancarias en ellos y este es el principal objetivo de los cibercriminales.

Los hackers también se interesan por todos los datos personales, inclusive la geolocalización, la cual extraen desde distintas plataformas que los mismos usuarios revelan durante una actividad física en la que señalan el circuito de entrenamiento. Con estos datos los ciberdelincuentes sacan provecho para posteriormente ejecutar extorsiones 

“El resto de las ‘grandes apps’ más populares en el mundo del fitness aún no han sufrido una violación importante de datos. Sin embargo, al día de hoy ninguna de estas apps utiliza una encriptación de extremo a extremo como ya hace Whatsapp. Por ejemplo, para proteger la información que comparten los dispositivos con los servidores de estas aplicaciones”, reveló la compañía experta en ciberseguridad Panda Security.

De manera que los ciudadanos no cuentan con seguridad en este tipo de aplicaciones y mucho menos pueden evitar que se compartan sus datos entre empresas, organizaciones o eventos. Una de las medidas de seguridad más recomendadas para protegerse es encriptar toda la información personal que se tenga en internet.

About Author

Globb Security

Globb Security, la web de referencia del sector de la seguridad informática.

Deja un comentario