“FIC2018”

Que el malware no ha dejado de aumentar exponencialmente en los últimos años es una realidad. Y que lo va a seguir haciendo, parece que también. La firma de seguridad G DATA ha detectado que solamente en los seis primeros meses de 2015 registraron más de 3 millones de nuevas cepas de malware para el sistema operativo de Microsoft. Es decir, una nueva cepa de malware cada 5 segundos. De hecho, si se mantiene este ritmo, todo parece indicar que efectivamente se va a superar la cantidad del malware registrada el año pasado, que fue de casi 6 millones.

Esto no significa que el resto de los sistemas operativos no hayan visto un aumento en sus muestras de malware. Como hemos podido comprobar, sobre todo últimamente, Apple no se libra de los ataques, y en cuanto a los sistemas operativos móviles, Android se lleva la palma. Pero como suelen recordar los expertos en seguridad, los ciberdelincuentes quieren obtener la mayor rentabilidad de sus ataques, por lo que es lógico que los esfuerzos se centren en los sistemas que cuentan con mayor número de usuarios.

diagram_website_categories_H1_2015_v1_EN_HL_lowres

A cuestas con el adware

Según el estudio llevado a cabo por la firma de seguridad, los ataques de tipo adware y PUPs (Potentially Unwanted Programas o Programas Potencialmente  no deseados) son los que más aumentan. Aunque resulta lógico, ya que debe ser uno de los tipos de malware más populares entre los ciberdelincuentes, por su relativa facilidad para “colarlo” a los usuarios. Y no sólo delincuentes… Algunas empresas (como Lenovo) han sido objeto de las críticas este año por ser pilladas introduciendo malware de fábrica en sus equipos.

Los PUP son programas que acompañan a todo tipo de freeware voluntariamente descargado por el usuario. En el mejor de los casos incorporan funciones sospechosas y, en la gran mayoría claramente, maliciosas. Muchas de las barras de navegación están incluidas en este apartado, pues son capaces de reconfigurar el navegador a gusto de sus creadores, redireccionar el tráfico web y, además, su desinstalación siempre es complicada. Hay muchos de estos PUPs que, una vez instalados, también se dedican a bombardear a sus víctimas con anuncios.

diagram_countries_evil_websites_H1_2015_v1_EN_HL_lowres

Mejor desde Estados Unidos

Ya sea por las infraestructuras, los costes o las leyes relacionadas con los ciberdelitos, algunos países son más atractivos que otros para los cibercriminales. Según G DATA, más del 43% de los sitios web maliciosos se alojaban en servidores ubicados en Estados Unidos, seguidos de China (9,5%), Francia (8,2%), Ucrania (5%) y Rusia. La forma de actuar, varía de unos a otros. En muchas ocasiones, los cibercriminales son capaces de manipular un sitio web legítimo para atacar así a sus visitantes. Sin embargo, en otras ocasiones, prefieren crear directamente estas páginas maliciosas y necesitan alojarlas, como sucede con las legítimas, en unos servidores (de los que asumen el coste). A continuación, pueden contratar servicios capaces de llevar miles de visitas a esas webs maliciosas.

About Author

Monica Valle

Periodista especializada en tecnología y ciberseguridad. Presentadora del programa sobre seguridad informática y tecnología Mundo Hacker. @monivalle

1 comentario

Deja un comentario