En el ámbito de la seguridad informática existen pequeños problemas y grandes errores. Hoy os compartimos uno de los segundos y es que, en las últimas horas se ha descubierto una vulnerabilidad en los procesadores de Intel que podría poner en peligro un gran número de ordenadores.

Por el momento no se conocen los detalles técnicos del problema. Tan solo se sabe que esta vulnerabilidad permite que un programa de usuario normal pueda conocer el diseño o el contenido de las áreas protegidas de ‘kernel’ poniendo archivos de contraseñas o determinados ficheros en peligro.

El kernel es el núcleo de un sistema operativo y controla todo lo que se ejecute en él; por lo que es de suma importancia que la memoria del núcleo permanezca segura, debido a la información sensible que puede contener.

Según los expertos, “el error únicamente puede resolverse mediante parches en el sistema operativo de cada dispositivo” y que el error no solo afecta a ordenadores domésticos y tablets, sino también a plataformas en la nube y grandes centros de datos.

Windows y Linux ya preparan actualizaciones

Se apunta a que los detalles de este ‘bug’ serán desvelados en las próximas semanas cuando las correcciones sobre la que están trabajando Linux o Windows hayan sido publicadas. No se conocen ni las causas ni el alcance del fallo, pero según los desarrolladores de Linux el problema es grave y complicado de resolver ya que deben hallar una solución capaz de separar la memoria ‘kernel’ de los procesos de usuarios, a través de un sistema conocido como Kernel Page Table Isolation (KPTI). 

Sin embargo, todo apunta a que las actualizaciones que saldrán en los próximos días afectarán al rendimiento chips de manera negativa. Tanto es así que desde The Register estiman que la ralentización en los equipos se mueve entre el 5% y el 30%, en función de la tarea y el tipo de procesador.

Millones de dispositivos afectadas en todo el mundo

La gravedad de la noticia no radica únicamente en la descripción que por el momento se conoce de la vulnerabilidad. Sino en que Intel controla el 80% del mercado de procesadores para ordenadores, lo que supone que ahora mismo hay millones de ordenadores afectados en todo el mundo.

En un comunicado, Intel asegura que el fallo no permite modificar ni eliminar datos del sistema y añade que este diseño no es exclusivo de los procesadores de la compañía por lo que en las próximas horas podríamos conocer otros procesadores afectados.

About Author

Desiree Rodriguez

Responsable de Globb Security France y España. Periodista, Comunicadora Audiovisual y editora. Antes de unirse a GlobbTV, desarrolló la mayor parte de su carrera profesional en el grupo editorial de Madiva. Twitter: @Drodriguezleal.

Deja un comentario