Si tienes un sistema de seguridad que te permite monitorizar tu negocio o tu hogar desde cualquier lugar, seguro que estás encantado. Lo malo es que los ciberdelincuentes también lo están. Y es que, según un estudio que HP ha hecho público, los propietarios de sistemas de seguridad domésticos conectados a Internet posiblemente no sean los únicos que monitorizan sus hogares. El estudio muestra que el cien por cien de los dispositivos examinados que se emplean en la seguridad doméstica presentan importantes vulnerabilidades, entre las que se incluyen problemas en la seguridad de las contraseñas, de encriptación y autentificación.

Videocámaras, detectores de presencia y sensores: conectados… y vulnerables

Los sistemas de seguridad domésticos, como son videocámaras y detectores de movimiento, han ganado popularidad ya que se han unido al floreciente mercado del Internet de las Cosas (IoT). La consultora Gartner prevé que se utilizarán 4.900 millones de objetos conectados en 2015 y la cifra que alcanzará los 25.000 millones en 2020. Lo más llamativo es que el nuevo estudio de HP pone de manifiesto lo deficientemente equipado que está este mercado desde el punto de vista de la seguridad.

Vigila casa

Según HP, los fabricantes están introduciendo de forma muy rápida en el mercado sistemas de seguridad conectados que ofrecen capacidades de monitorización remota que suponen nuevos problemas de seguridad que no existían previamente en la anterior generación de sistemas que no contaban con conexión a Internet. Así, no está claro si estos dispositivos de seguridad conectados realmente contribuyen a que nuestros hogares sean más seguros o, por el contrario, los exponen a una situación de mayor riesgo, al proporcionar un acceso electrónico fácil a través de productos inseguros vinculados al Internet de las Cosas. Para este estudio, HP ha utilizado HP Fortify on Demand para evaluar 10 dispositivos domésticos IoT junto a sus componentes de aplicaciones en la nube y móviles, y se descubrió que ninguno de los sistemas requiere el uso de una contraseña segura y que el cien por cien de ellos no ofrece doble autenticación.

Estudio seguridad HP

No obstante, si quieres mejorar la seguridad de estos sistemas puedes tomar algunas medidas ya que los problemas más comunes y fácilmente subsanables que se incluyen en el informe son:

1.- Insuficiente autorización:
Todos los sistemas que incluían sus propias interfaces web basadas en la nube e interfaces móviles no requieren contraseñas de suficiente complejidad y longitud, de forma que la mayoría solo requerían claves de seis caracteres alfanuméricos. Todos los sistemas también carecían de la capacidad de bloquear las cuentas después de un cierto número de intentos fallidos.

2.- Interfaces inseguras:
Todas las interfaces web basadas en la nube que se probaron presentaron problemas relativos a seguridad, de forma que permitían a un potencial atacante tener acceso a través de la vía de entrada a la cuenta al existir tres defectos de aplicación; enumeración de la cuenta, débil política de contraseñas y carencia de bloqueo de la cuenta. Del mismo modo, cinco de los diez sistemas probados mostraron problemas en la introducción de datos de entrada a través de la aplicación móvil exponiendo a los consumidores a riesgos similares.

3.- Dudas sobre privacidad:
Todos los sistemas recogen algún tipo de información de carácter personal, como el nombre, la dirección, fecha de nacimiento, número de teléfono e incluso números de tarjetas de crédito. La exposición de esta información personal es motivo de preocupación, dado que los problemas de recopilación de los datos de la cuenta alcanzan a todo los sistemas. También vale la pena señalar que el uso del vídeo es una característica clave de muchos sistemas de seguridad para el hogar, que hace posible la visualización través de aplicaciones móviles e interfaces web basados en la nube. La privacidad de las imágenes de vídeo procedentes el interior de la casa se convierte en una preocupación añadida.

4.- Carencias en el cifrado de los datos transmitidos:
Si bien todos los sistemas tenían incorporado el cifrado para la transmisión de datos, como SSL / TLS, muchas de las conexiones en la nube siguen siendo vulnerables a los ataques (por ejemplo, el ataque POODLE). La importancia de contar con una encriptación correctamente configurada es especialmente importante ya que la seguridad es una función primordial de estos sistemas.

“Continuamos aprovechando las ventajas y la disponibilidad de los dispositivos conectados, pero debemos ser cada vez más conscientes de la situación de vulnerabilidad en la que pueden quedar nuestros hogares y familias”, ha explicado Jason Schmitt (@raidschmitt), Vicepresidente y Director General de Fortify. Puedes descargar el estudio de HP desde este enlace.

 

About Author

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo) y después he trabajado con TICbeat.com como responsable de desarrollo de producto. Actualmente trabajo como Chief Content Officer en GlobbTV.

Deja un comentario