En un principio Google era solo un motor de búsqueda pero las propiedades de Google han aumentado incluyendo servicios como Android, Gmail, Google+, YouTube, Docs, Drive y otros, muchos. Ya es por todos conocido que Google almacena gran cantidad de información para ofrecer los resultados de búsqueda y los anuncios más relevantes, pero, ¿alguna vez te has parado a pensar qué datos personales estás compartiendo con Google y, en algunos casos, con cualquiera que los busque en Google? En Kaspersky Lab han reflexionado sobre este tema y han resumido qué debe hacer el usuario frente a esta situación.

Aunque es fácil marcar casillas y aceptar términos sin leerlos, Google se ha dado cuenta de que no es Facebook y en cierta medida, valora la privacidad. Para demostrar su compromiso ha introducido una nueva herramienta llamada “Sobre mí”, que te muestra qué aspectos estás compartiendo en la plataforma. Para empezar a usar este mecanismo puedes visitar: “https://aboutme.google.com/” y seleccionar “Comprobar privacidad”.

En cuanto selecciones “Empezar ahora”, la página te mostrará tu privacidad online y lo que estás compartiendo. El punto de partida es Google+. En cada paso, podrás seleccionar qué información quieres compartir y con quién. Dependiendo de qué servicios uses con tu cuenta, recibirás advertencias que, si deniegas compartirlas con Google, en algunos productos este hecho repercutirá en el funcionamiento de la aplicación o del sistema operativo.

Incluso si tienes las puertas blindadas en la configuración de la seguridad, esta herramienta que ofrece Google es una buena solución para asegurar que no compartes datos valiosos a través de múltiples plataformas. Este es solo el principio de las medidas que el usuario debe tomar para proteger sus datos frente a los anunciantes, proveedores de aplicaciones de terceros o almacenes de cookies por ello, te puedes protegerte de manera más eficiente si siguen los siguientes consejos:

Recomendaciones para estar protegido en la web:

1. Lee: es muy sencillo aceptar los “Términos y condiciones de uso” de las páginas web y ciertos servicios pero deberías leer, al menos, qué datos aceptas compartir con terceras partes.

2. No utilices la autenticación única. Puede ser lo más cómodo, pero también es el primer error que cometemos en cuanto a privacidad en la red. Cuando inicias sesión con tu cuenta de Google, ya te estás comprometiendo a compartir ciertos datos con terceros. Claro que te ahorras 10 segundos, pero ¿sabes lo que están haciendo con tus datos? O aún mejor, ¿cómo los protegen?

3. Desconfía: Tus datos son sagrados así que compártelos solamente en sitios (y con las personas) que tú quieras.

4. Lo más sencillo no es siempre lo mejor: nunca aceptes compartir tus cosas en cualquier red, aunque nadie la use. Si compartes todo fácilmente, el mundo y los motores de búsqueda podrán ver toda la información a la que accedes.

5. Utiliza una herramienta de privacidad: Siempre puedes usar Tor para seguir una navegación privada, pero esta red no es para todo el mundo. Por eso, lo más útil es utilizar soluciones que permiten al usuario seleccionar lo que comparte con páginas web de terceros.

About Author

Desiree Rodriguez

Responsable Globb Security España y Francia @Drodriguezleal

Deja un comentario