Que te roben el Wi-Fi es bastante más peligroso de lo que piensas. La primera consecuencia es que tu navegación es más lenta. Pero, tal y como apuntan desde Panda Security, ese es el menor de los problemas. Las personas que te “roban Internet” pueden ser compinches de los cibercriminales, sin saberlo.

“Si han conseguido acceder a tu red por medio de algún software descargado de Internet, lo más probable es que el pirata que lo desarrolló, esté robándole, a su vez, a tu vecino sus datos de navegación. Por tanto, tu privacidad estará en manos de un tercero que tiene muchos conocimientos de hacking y que, seguro, va a dar un mal uso a la información que está obteniendo de ti”, advierte Hervé Lambert, Global Consumer Operations Manager de Panda Security.

Además, dado que a día de hoy, miramos el móvil más de 150 veces al día y buena parte de ellas lo hacemos conectados desde una red Wi-Fi. Gran parte de esas conexiones se realiza para revisar el correo electrónico, las redes sociales e incluso para hacer compras y transacciones bancarias. Todas estas conexiones contienen información muy sensible que hacen que tu red doméstica sea el objetivo muy goloso para cibercriminales, no sólo para vecinos gorrones.

1 – Si tu red funciona con lentitud

Es algo obvio, pero el primer síntoma de que tu red doméstica ha sido comprometida es que tu conexión va más lenta. Lo que normalmente suele ejecutarse rápido, no debería tardar. Si, por ejemplo, tus listas de reproducción de Spotify empiezan a entrecortarse o si Netflix se congela sin parar, pese a que tienes una conexión muy rápida, cabe la posibilidad de que estén accediendo a tu router.

Aun así, esta no es la única opción. A veces tenemos más dispositivos conectados a la red Wi-Fi, como los móviles o las tablets que ralentizan la descarga de datos. Aunque cueste creerlo, Whatsapp consume muchos recursos de conexión, por eso a veces se pixela la serie que estás viendo cuando recibes varios mensajes a la vez. En otras ocasiones, los culpables de una red lenta ni siquiera tienen conexión a Internet. Quién sabe, a lo mejor tu lavadora o tu microondas están “robando” tu Wi-Fi, según nos cuentan desde Panda Security, sin que tú te hayas dado cuenta.

2 – Revisa la lista de dispositivos conectados

Si aun así, descubres que no era ninguno de tus electrodomésticos, lo mejor es que mires directamente en el router. Hay dos formas de hacerlo:

  • NIVEL USUARIO

    Mira todas las “lucecitas” que suele haber encendidas en tu router. Si te fijas, hay una en la que pone WLAN que es la que indica que hay dispositivos conectándose por medio del Wi-Fi al router.

    Apaga o desconecta la conexión vía Wi-Fi de todos los dispositivos que tienes en casa: el ordenador, el móvil, la tablet… y si tienes algún aparato que hace de repetidor de Wi-Fi, también. Si, después de haberlo desactivado todo, la luz de WLAN sigue encendida o parpadeando, ten por seguro que hay alguien conectado a tu red.

  • NIVEL EXPERTO GEEK

    Si quieres ir un paso más allá, lo mejor es que te conectes al router desde el navegador de tu ordenador. Por lo general, los datos de acceso están escritos en la misma pegatina en la que vienen las contraseñas y suelen empezar por el protocolo “http” seguido de cuatro combinaciones de números, separados por un punto. Aunque la configuración de cada router es distinta, todos tienen una pestaña en la que pone “Dispositivos enlazados”, “Lista de dispositivos” o “Red casera”. Ahí tendrás acceso al listado de los aparatos que están conectados a la red. Si hay alguno que desconoces es muy probable que sea un cibercriminal o un vecino gorrón.

3 – Da permisos desde el router solo a los dispositivos que tú quieres

Aún cabe la posibilidad de que en el momento en el que lo comprobaste los ladrones no estaban conectados a tu red por lo que lo mejor es que aumentes la seguridad de tu red dando permiso solo a los dispositivos que tú elijas. Para ello, accede a tu router y selecciona que solo puedan conectarse los dispositivos que tú definas bajo un único identificador MAC.

5 consejos sobre qué hacer si te están robando Wi-Fi

Si en estas comprobaciones ves que hay alguien conectado a tu W-Fi, lo primero que deberías hacer es apagar el router y apagar su conexión inalámbrica para que nadie pueda acceder a él por medio de esa red. Acto seguido, deberías pasar un antivirus por todos tus dispositivos para comprobar que no han sido comprometidos.

Tras esto, conéctate por cable con un ordenador al router y cambia la contraseña. Es muy importante que lo hagas con el Wi-Fi del ordenador apagado, ya que éste podría estar funcionando como antena para que se conecten a tu red.

Una vez cambiada la contraseña de tu Wi-Fi deberás cambiar las de tus redes sociales, la web del banco, el correo y otras plataformas de pago que utilices desde alguno de los dispositivos que estaban conectados a tu red como Netflix o Spotify.

Aun así, la opción más fiable es que pases un antivirus por si acaso el hacker ha seguido conectado a tu ordenador mientras cambiabas la contraseña y ha podido ver la nueva que has puesto. Si no has cambiado nunca las claves de tu red doméstica, es el momento de hacerlo por ello desde Globb Security te damos alguos consejos para elegir tus contraseñas.

About Author

Desiree Rodriguez

Responsable Globb Security España y Francia @Drodriguezleal

Deja un comentario