A finales del pasado noviembre, 900.000 routers domésticos de usuarios de la operadora alemana Deutsche Telekom se quedaron sin acceso a Internet, teléfono fijo ni los servicios asociados a estos, como televisión online. Durante tres días, miles de hogares alemanes fueron las víctimas colaterales de un nuevo ciberataque llevado a cabo presumiblemente a través de la botnet Mirai, que ya dejó KO varias webs y servicios online como Spotify o Twitter a través de un ataque de denegación de servicio (DdoS) masivo. Aunque el autor todavía no ha sido identificado, las miradas sobre la autoría apuntaban a Rusia. En cualquier caso, este nuevo ataque contra dispositivos domésticos ha puesto en tela de juicio una vez más la seguridad de las infraestructuras de Internet.

El experto en ciberseguridad de G DATA Tim Berghoff explica que estos ataques que aprovechan las vulnerabilidades de los routers son un „negocio redondo para la industria del cibercrimen“. El mayor problema, es que este es solo el comienzo; si los atacantes consiguen explotar los agujeros de seguridad de estos dispositivos, será capaces de llevar a cabo manipulaciones como modificar su configuración DNS, lo que les permitiría por ejemplo „dirigir el tráfico de Internet para poner en marcha ataques DdoS, o interceptar datos personales de los internautas que se conecten a los routers, como tarjetas de crédito, nombres de usuario y contraseñas“, asegura el experto.

Alerta además de que el ataque concreto contra Deutsche Telekom podría ser la punta del iceberg, ya que lo más probable es que tengamos que enfrentarnos a  más ciberataques similares en un futuro próximo.

router-seguridad

¿Es posible protegerse de estos ataques?

Los usuarios no tienen la capacidad de evitar este tipo de ciberataques, pero sí podemos ayudar a proteger nuestros router de accesos no deseados. Para ello, es necesario mantenerlos actualizados. Estas actualizaciones a veces se hacen de forma automática, cuando el dispositivo se conecta al proveedor de Internet, pero otras veces no es así. En estos casos es recomendable forzar estas actualizaciones desde la web del fabricante.

Como en el resto de dispositivos conectados a la red, es necesario cambiar la contraseña por defecto del router, ya que la de fábrica puede hacer que los cibercriminales puedan acceder de forma más sencilla a él. También es muy recomendable configurar el router para que solamente admita que se conecten dispositivos conocidos, es decir, los ordenadores, smartphones y tablets de nuestra propiedad.

About Author

Monica Valle

Periodista especializada en tecnología y ciberseguridad. Directora de Globb Security, y presentadora del programa sobre seguridad informática y tecnología Mundo Hacker. @monivalle

1 comentario

Deja un comentario