2016 está siendo el año del ransomware. Durante los últimos años esta palabra se ha oído cada vez más, acompañada de “cryptolocker” o el “virus de la policía”. Pero todos los estragos que ha causado hasta ahora pueden no ser nada comparado con lo que está por venir. Porque el ransomware está evolucionando, y cada vez está haciendo más daño a usuarios y empresas. La firma de seguridad Trend Micro ya lo predijo el año pasado, denominando a este periodo el “año de la extorsión online”. La compañía ha querido ofrecer algunos números destacados que lo corroboran, atención que vienen curvas:

0,5 a 5: los bitcoins que solicitan por ciberdelincuentes por rescatar los archivos.  A principios de julio el valor de un bitcoin está en torno a los 600 dólares, pero su precio va variando.

10: los nuevos tipos de ransomware que se liberan de media al mes.

50: las nuevas familias de ransomware aparecidas en los cinco primeros meses de 2016.

76%: la cantidad de infecciones de ransomware que se producen a través del correo electrónico y spam.

115: en ocasiones piden a cambio tarjetas de regalo de Amazon, por ejemplo. En estos casos el precio suele ser de 115 dólares.

24 millones de dólares: son las pérdidas que se produjeron en 2015.

100 millones: las amenazas de ransomware bloqueadas desde octubre de 2015, solamente por Trend Micro.

206 millones de dólares. Las pérdidas económicas ocasionadas por el ransomware, en el primer trimestre de 2016, según el FBI.

Y es que el ransomware no es nuevo. Pero su evolución es innegable. Desde los primeros intentos de cryptomalware que bloqueaban los equipos, hasta los sofisticados ransomware de “última generación” que son capaces de secuestrar solo determinados tipos de archivos, o incluso detectar las rutas hacia las copias de seguridad para impedir también su acceso a ellas. El modelo de negocio de los cibercriminales ha evolucionado de tal forma que ahora podemos encontrar el Ransomware-as-a-Service (RaaS), permitiendo a potenciales ciberdelincuentes ganar dinero con el ransomware sin necesidad de saber crear uno. Es tan sencillo como comprarlo. Por tanto, el ransomware está aumentando porque funciona, y muy bien.

Mientras tanto, los investigadores y empresas de seguridad trabajan para intentar ponerle freno a este avance, o por lo menos, mitigar en lo posible sus efectos. Si has sufrido las secuelas del ransomware, existen herramientas gratuitas que permiten descifrar algunos tipos de este malware.

By the Numbers Ransomware-01

About Author

Monica Valle

Periodista especializada en tecnología y ciberseguridad. Presentadora del programa sobre seguridad informática y tecnología Mundo Hacker. @monivalle

Deja un comentario