Las empresas españolas no están preparadas para protegerse ante ataques de denegación de servicio (DDoS). Esto es lo que destaca un nuevo estudio de Kaspersky Lab, que revela que casi el 14 % de las empresas españolas no cuentan con protección ante este tipo de ataques, que podrían afectar gravemente al funcionamiento de las compañías con una gran rapidez, pudiendo incluso paralizarlas.

Este tipo de ataques, que se basan en lanzar una gran cantidad de peticiones a los servidores para colapsarlos, se están convirtiendo cada vez más en ciberataques a gran escala, e incluso están creciendo los DDoS inteligentes, capaces de evitar la protección de algunas soluciones de seguridad de las compañías.

Hace poco fuimos testigos de un caso de ataque DDoS a gran escala, cuando los servidores de Dyn quedaron inutilizados debido a un potente ataque de denegación de servicio. Como resultado, muchas webs de Europa y Estados Unidos dejaron de dar servicio. Twitter, Spotify, Netflix o medios como The Guardian fueron solo algunos de los afectados.

Para las compañías, los ataques de denegación de servicio ya son una amenaza real. Pero para Kaspersky, muchas de ellas asumen que cuentan con una protección adecuada, cuando no es así. En su encuesta, más de 50 % de las empresas entrevistadas no tenían ninguna medida concreta, ya que pensaban que el proveedor de Internet es quien les facilitaba esa protección. Según la firma de seguridad, esto no es eficaz siempre, porque los ataques que denominan inteligentes son capaces de escapar a las protecciones pensadas para otro tipo de ataques.

ddos ataque grafico

Esto no me va a pasar a mí

El 31,9 % de las empresas participantes en el estudio, no han puesto todavía en marcha ninguna medida para protegerse, porque están seguros de que no van a ser objetivo de ataques de este tipo. Un error todavía frecuente, y que ha causado y causará a las compañías pérdidas económicas y de reputación cuando lamentablemente sean víctimas de estos ataques. Pero uno de cada diez entrevistados aun así creen que una caída breve debida a un ataque de este tipo no ocasionaría en realidad un problema para su empresa.

En realidad, según apuntan los expertos, cualquier tipo de compañía puede ser víctima de estos ataques, cuyas repercusiones no pueden ser calculadas con anterioridad, pero que pueden costar millones. En cualquier caso, una forma de pensar peligrosa para las empresas, y los usuarios, que son también víctimas colaterales de la falta de seguridad de las compañías, sobre todo en la era de Internet de las Cosas en la que estamos entrando, en la que la combinación de botnets, ataques DDoS e IoT puede provocar un tremendo daño.  

About Author

Monica Valle

Periodista especializada en tecnología y ciberseguridad. Presentadora del programa sobre seguridad informática y tecnología Mundo Hacker.
@monivalle

Deja un comentario