¿Sabías que solo uno de cada tres españoles usa contraseñas distintas para cada cuenta? ¿Que uno de cada diez tiene la misma contraseña en todas sus cuentas? ¿Y que uno de cada cinco españoles escribe sus contraseñas en un cuaderno para no tener que recordarlas?

Un estudio de Kaspersky Lab pone de manifiesto los errores más frecuentes en las contraseñas, fallos que pueden poner a los propios usuarios en peligro. En primer lugar, los usuarios usan la misma contraseña para varias cuentas. En el caso de que una de ellas sea robada o se filtre, el resto quedan expuestas. En segundo lugar, los usuarios utilizan contraseñas débiles, que se pueden obtener fácilmente.  En tercer lugar, la mayoría de los usuarios no almacenan bien sus contraseñas, dejándolas en ocasiones incluso a la vista. Vamos con las conclusiones del estudio.

De las entrevistas se extrae que casi una de cada cuatro personas en España (24,8 %), han sido víctimas de intentos de robo de alguna de sus cuentas bancarias. Sin embargo, siguen siendo pocas las que cuentan con una buena seguridad de contraseñas. Solamente un tercio de los usuarios ha creado contraseñas distintas para las diferentes cuentas online. Y una de cada diez personas usa la misma contraseña para todas sus cuentas.

Pero es que además, a esto se le añade el problema de que las contraseñas creadas tampoco son fuertes; menos de la mitad de los entrevistados (49,2%) combinan mayúsculas y minúsculas, y el 62,8 % combinan letras y números. A pesar de todo, los usuarios parecen ser conscientes de que sus cuentas de banca online, tiendas y correo necesitan unas contraseñas fuertes. Algo no cuadra.

Otro hábito preocupante es el de compartir las contraseñas. Cerca de la cuarta parte (24,9 %) de los españoles han compartido su clave con algún miembro cercano de su familia, y uno de cada 10 (9,7 %) lo ha hecho con sus amigos. Además, uno de cada cinco españoles (21,1 %) escribe sus contraseñas en un cuaderno, para no tener que recordarlas. Pero en este caso, por muy fuerte y robusta que sea… la posibilidad de que sea vista por otras personas es muy alta.

Un problema de “siempre”

Las contraseñas siempre han sido un quebradero de cabeza para los usuarios, y lo siguen siendo, ya que no se trata de un problema de información, que ya la tienen cada vez más. Es un problema de que los usuarios no queremos preocuparnos por crear y recordar contraseñas seguras, que es sinónimo de complicadas. Es lento e incómodo, y por encima de todo la sociedad está evolucionando hacia la rapidez, la inmediatez y la comodidad. Las contraseñas no encajan. Este problema seguirá existiendo, la única “esperanza” es la biometría y las nuevas formas de autenticación, sin depender de contraseñas. Eso sí, contando con que estos sistemas cuenten también con las suficientes medidas de seguridad.

contraseñas

About Author

Monica Valle

Periodista especializada en tecnología y ciberseguridad. Presentadora del programa sobre seguridad informática y tecnología Mundo Hacker. @monivalle

Deja un comentario