Es cada vez más habitual que algunos tipos de aplicaciones soliciten más permisos de los que deberían, en ocasiones sospechosos. Un ejemplo que se suele poner, es el caso de una app linterna que solicitaba acceder a micrófono, contactos… Para empezar, no es necesario en realidad con los smartphones actuales contar con aplicaciones de este tipo, ya que los sistemas operativos como iOS de Apple o Android de Google ya cuentan con herramientas de este tipo. Aun así, no tiene sentido que este tipo de apps soliciten estos permisos. ¿Para qué los quieren? Para acceder a nuestra información. Ese es el caso de Meitu, una aplicación de retoque fotográfico que se ha hecho muy popular los últimos meses.

Esta aplicación, al igual que otras que lo incluyen entre sus funcionalidades, cuenta con varios filtros que reducen “imperfecciones” de la piel, haciendo que parezca más pulida, agranda los ojos, añade corazoncitos… todo muy cuqui, el único “pero” es al usar la app, les estás dando en bandeja todos tus datos.

Y es que esta obsesión por estar siempre guapo en los selfies y por la perfección puede llevar a perder privacidad. La aplicación Meitu está disponible en España en Google Play y en la tienda de apps de Apple. Pero al descargarla, está haciendo algo con lo que sus usuarios no cuentan:  recopilar sus datos, incluidos la localización, la lectura, cambio y borrado de datos de la memoria del teléfono, e incluso el número IMEI del terminal.

meitu

Los expertos en seguridad de Kaspersky Lab opinan que seguramente la información que recopilan la usen con fines publicitarios, como ocurre en otras muchas ocasiones. Pero en cualquier caso, a los usuarios no les explican el motivo de esta recogida de datos, lo que hace sospechar. Es obvio que una aplicación de retoque fotográfico no necesita acceder a la localización del usuario.

Y es que al instalar una nueva aplicación el usuario siempre acepta los términos y condiciones sin leerlos. Algo que no se está haciendo bien. “Esto es imprudente: deberíamos comprobar con cautela que una aplicación no pide permisos que no necesita para desarrollar su función. Y si de verdad los necesita, no aceptes a no ser que te sientas cómodo con que pueda acceder a esta funcionalidad o información de tu dispositivo”, afirma David Emm, analista principal del equipo GReAT de Kaspersky Lab.

La buena noticia es que ahora los usuarios pueden “elegir”, al menos un poco: tanto en iOS como en las últimas versiones de Android (a través del menú de ajustes) se pueden controlar los permisos de las aplicaciones.

meitu privacidad

About Author

Monica Valle

Periodista especializada en tecnología y ciberseguridad. Directora de Globb Security, y presentadora del programa sobre seguridad informática y tecnología Mundo Hacker. @monivalle

Deja un comentario