Dada la evolución de las amenazas, en constante transformación, es difícil predecir con precisión el futuro de la ciberseguridad, pero sí se puede anticipar el posible comportamiento del cibercrimen, teniendo en cuenta sus motivaciones. Y es que según las predicciones de Fortinet, en 2017 los ataques podrían impactar seriamente en la economía mundial, marcando este año un punto de inflexión en el sector de la ciberseguridad.

En concreto, los laboratorios de la compañía de seguridad apuestan por seis tendencias principales. En primer lugar, las amenazas serán más inteligentes. Los ciberataques más automatizados, simulando al ser humano, con capacidad para aprender y adaptarse a las distintas situaciones.

En segundo lugar, IoT. Internet de las Cosas ya es protagonista de graves incidentes de seguridad, y esto es solo el principio. Los fabricantes siguen sin tener en cuenta la ciberseguridad a la hora de diseñar y poner a la venta los productos, por lo que la vulnerabilidad va en aumento. Esto podría provocar un fuerte impacto en la economía mundial, bien en el caso de que los usuarios desconfiaran de esos productos a la hora de comprarlos, o porque las brechas de seguridad generen pérdidas debido a los ciberataques producidos por ellos.

Y esta tendencia imparable de los dispositivos conectados a Internet conlleva otros riesgos asociados: los 20.000 millones de dispositivos IoT, son su eslabón más débil, que deja vulnerable a la nube. Estos millones de aparatos con acceso a los recursos alojados en la nube la hacen extremadamente vulnerable.

En este sentido, las Smart Cities también están en el objetivo de cibercriminales. El año que viene se incrementarán de forma considerable los sistemas de gestión de edificios, automatización y sensores, con un gran potencial de ser hackeados y provocar graves daños.

Como no podía ser de otra manera, el ransomware seguirá en aumento. Y es que se trata de uno de los ataques más rentables de los últimos años. Eso sí, se espera que los objetivos sean más dirigidos, perfiles de alto nivel, y se extenderá a los dispositivos IoT.

La poca concienciación y falta de conocimiento en ciberseguridad de la sociedad será uno de los factores determinantes, además de la acuciante falta de profesionales especializados en el sector. Durante el próximo año se tendrá que trabajar en estas carencias, de lo contrario, estaremos muchos pasos por detrás del cibercrimen, que está cada vez más organizado.

About Author

Monica Valle

Periodista especializada en tecnología y ciberseguridad. Directora de Globb Security, y presentadora del programa sobre seguridad informática y tecnología Mundo Hacker. @monivalle

Deja un comentario