Los coches conectados pueden ser atacados de forma remota. Es ya una realidad aceptada, después de que se hayan realizado varias pruebas en coches reales. Una de las primeras y de las más sonadas fue el verano pasado, en el que dos investigadores consiguieron manipular los controles de un Chrysler aprovechándose de una vulnerabilidad de su sistema de conexión.  Pero no es el único ejemplo, hay muchos más, tanto ataques reales como experimentos que se han mostrado en diferentes conferencias de hacking. Y no va a ser el último.

Esta semana, unos investigadores de seguridad de la empresa Keen Security Lab han mostrado en un vídeo que han sido capaces de controlar un Tesla S de forma remota. Aunque todavía no han revelado cómo lo han llevado a cabo ni detalles de las técnicas usadas. En la demostración, se ve cómo pueden abrir el maletero del coche, manejar los espejos, e incluso accionar los frenos cuando el vehículo está en movimiento. Y todo esto, a una distancia de 12 millas (casi 20 km).

Desde Tesla, por su parte, han quitado importancia al asunto, afirmando que solamente funciona cuando el coche se conecta a una red wifi maliciosa, y el conductor realiza determinadas acciones en su navegador, según señala Wired.

Tampoco es la primera vez que se intenta (y se consigue) hackear un Tesla, que desde luego es un objetivo muy goloso. El mes pasado, un grupo de investigadores ponían de relieve otra vulnerabilidad que permitía alterar el piloto automático de un Tesla para que no detectara los obstáculos. Eso sí, la compañía ya ha solucionado el problema mediante un parche over-the-air que ha actualizado el software tan solo unos días después de que los expertos en seguridad reportaran el problema.

About Author

Monica Valle

Periodista especializada en tecnología y ciberseguridad. Directora de Globb Security, y presentadora del programa sobre seguridad informática y tecnología Mundo Hacker. @monivalle

1 comentario

Deja un comentario