Los coches conectados siempre han estado en el punto de mira de los investigadores de seguridad. Pero desde que el año pasado, por estas fechas, se “experimentara” manipulando un automóvil en marcha, han sido muchos los expertos que han hecho sus propias investigaciones. Sin ir más lejos, el hacker Raúl Sánchez hizo una demostración práctica recientemente en la conferencia de seguridad Mundo Hacker. Y a lo largo del mundo, han sido muchos los experimentos en este sentido. Y, ¿qué es lo que se puede llegar a hacer? Controlar el coche de forma remota, acceder a su sistema central, a sus funciones… ¿hacer fallar el sensor de piloto automático?

En mayo, un accidente mortal en el que estaba involucrado un Tesla S, hizo saltar la polémica sobre la confianza de los sistemas de autopilotaje que varias compañías están probando en sus automóviles. Un grupo de investigadores de la Universidad de Carolina del Sur, la universidad china Zhejiang y la firma de seguridad Qihoo 360, se han puesto manos a la obra para comprobar su fiabilidad.

Para ello, han realizado una serie de test en los que han encontrado que podrían usar la radio, y las herramientas de sonido e iluminación del automóvil para engañar a los sensores del piloto automático de Tesla, según recoge Wired. En algunos casos, han conseguido que el ordenador del coche detectara un objeto que no existía, y en otros casos que no viera un objeto que sí que estaba en su camino. Eso sí, no es momento para alarmarse, o empezar a culpar al sistema de Tesla, todavía. Las pruebas se han realizado en su mayoría con el coche detenido, en algunos casos ha requerido equipos muy costosos para llevar a cabo los experimentos. En fin, que no están al alcance de cualquiera, aunque los investigadores aún así no descartan que un ciberdelincuente con intenciones maliciosas podrían ponerse las pilas para llevarlo a cabo.

El peor escenario que se plantean los propios investigadores es el de un coche que está en modo piloto automático, dependiendo del radar, y éste es manipulado para no detectar obstáculos que el automóvil tenga delante. En este vídeo realizan una demosrtación.

Cómo han logrado hacer esto, es lo que van a explicar en la charla que darán en la conferencia sobre hacking Defcon que se está celebrando en Las Vegas esta semana, así que estaremos atentos.

A vueltas con los coches conectados

Tampoco es la primera vez que Tesla tiene algún problemilla con sus sistemas, independientemente del piloto automático. El año pasado tuvieron que parchear su Model S después de que unos investigadores hackearan el software del automóvil.

Recientemente también se han encontrado vulnerabilidades en los servicios web de BMW para sus coches conectados. Los fabricantes de seguridad ya están trabajando en soluciones para proteger estos vehículos, sin embargo su principal problema es que en muchos casos no se ha pensado en la ciberseguridad desde el principio de su diseño, como suele ocurrir, generando diversos vectores de ataque que ahora son más difíciles de solventar.

tesla autopilot

About Author

Monica Valle

Periodista especializada en tecnología y ciberseguridad. Presentadora del programa sobre seguridad informática y tecnología Mundo Hacker.
@monivalle

Deja un comentario