“FIC2018”

Después de que el FBI haya conseguido desbloquear el terminal del terrorista de San Bernardino sin la ayuda de Apple, tal y como advirtió Tim Cook, el CEO de Apple, el Departamento de Justicia de EEUU ya tiene otros casos.

A pesar de que, como os contamos hace unos días, el FBI no ha desvelado cómo ni quién les ha ayudado, el Departamento de Justicia de EEUU ya tiene otros dos nuevos terminales para desbloquear, pertenecientes a unos adolescentes acusados de asesinato en Arkansas. Según ha anunciado, el FBI ha respondido afirmativamente a la solicitud hecha por su oficina y por la Policía de Conway para desbloquear el iPhone y el iPod de dos sospechosos de asesinato por lo que el juicio contra Hunter Drexler, de 18 años, que tenía que comenzar la semana que viene se pospondrá ya que el juez encargado del caso, Cody Hiland, ha accedido a posponerlo hasta junio para dar tiempo a la acusación y al FBI a conseguir pruebas.

El joven Drexler está acusado, junto a Justin Staton, de 15, de asesinar en julio de 2015 a Robert y Patricia Cogdell en Conway, Arkansas. Según los fiscales, Staton utilizó su iPod para comunicarse con otros implicados y planear los asesinatos, por lo que confían en hallar pruebas incriminatorias en sus aparatos.”Cuando supimos que el FBI fue capaz de desbloquear ese teléfono, obviamente quisimos pedirles ayuda”, ha explicado Hiland.

El FBI podría, si consigue desbloquear los terminales, poner en jaque a la compañía de la manzana ya que el dispositivo desbloqueado era un iPhone 5C con iOS 9, pero ahora se trata de un iPhone 6, un modelo superior que podría no desbloquearse con el mismo método que el terminal de San Bernandino. La duda ahora, es saber si el código creado por el FBI puede romper la barrera de seguridad de todos los modelos de los de Cupertino o tiene que crear un código específico para cada dispositivo.

About Author

Desiree Rodriguez

Responsable Globb Security España y Francia @Drodriguezleal

Deja un comentario