En los últimos días el mundo de la ciberseguridad vive centrado en el ransomware más importante de todos los tiempos, WannaCry, su evolución y consecuencias. Sin embargo, los ataques continúan y esta vez la víctima no es, nada más y nada menos, que Disney.
El consejero delegado de la empresa, Bob Iger, ha asegurado que unos ciberdelincuentes “han robado una película del estudio” y exigen un rescate para no divulgarla en Internet. Iger no dio detalles sobre la película robada, pero asegura que la compañía “no pagará ninguna cantidad a los hackers” de acuerdo con las fuentes que maneja The Hollywood Reporter.
La compañía ya trabaja con investigadores federales para solucionar este problema ya que la suma exigida por los hackers sería elevada. Este incidente cibernético de Disney se une al sufrido por Netflix hace unas semanas con su serie Orange Is The New Black, cuya quinta temporada, que se estrenará en junio, fue filtrada en la red por un pirata cibernético que exigía un pago para no desvelar los nuevos episodios.
Ahora podría ser Disney quien viese uno de sus próximos estrenos (todo apunta a que la nueva entrega de Piratas del Caribe) en la red antes de tiempo. Y es que, si no cumplen con el pago exigido por los criminales, estos revelarían fragmentos de 20 minutos hasta recibir el pago.

About Author

Desiree Rodriguez

Responsable Globb Security España y Francia

Deja un comentario