La ventaja de trabajar en la industria TI desde hace años es que te permite observar de primera mano cómo van cambiando las cosas; la mayoría para bien y, por lo general, bastante rápidamente. Sin duda, algunos de esos cambios han sacudido por completo a distintas áreas de la industria.

Un ejemplo reciente es la Seguridad. Anteriormente, la seguridad se vinculaba más a la red empresarial; todos los datos y las aplicaciones estaban detrás del firewall, así que ahí es donde se concentraban las defensas. Hoy en día ya no es así. Gracias a múltiples desarrollos TI, los dispositivos móviles y el cloud computing, los perímetros de la red han dejado de ser el límite de protección de las organizaciones. 

Esto hace que gestionar la seguridad sea una tarea más compleja, porque ¿cómo seguir utilizando soluciones de seguridad on-premises para proteger las aplicaciones, los datos, los dispositivos, etc., cuando estos han traspasado el perímetro tradicional de la red? En este escenario, las soluciones de seguridad provistas vía cloud son, hoy en día, las más adecuadas para proteger los negocios. Y lo son porque permiten que los trabajadores – y por tanto, los datos sensibles con los que trabajan- estén protegidos sin importar dónde estén, los dispositivos que utilicen o el servicio o la aplicación a la que estén conectados. Ya no es factible que una compañía pueda por sí misma proteger cada punto final de conexión, esté dentro o fuera del perímetro de la red.

cloud seguridad

La defensa en tiempo real es algo que el software on-premises no puede garantizar cuando hay que actualizar bases de datos y la red todavía no es segura.

Las soluciones de seguridad en la Nube ayudan a combatir múltiples amenazas. Por ejemplo, los ataques DDoS, que cada vez son a mayor escala; y cuando estás hablando de ataques con un tamaño cercano a los 300 Gbps (incluso mayores), la única de manera de pararlos es utilizando tecnologías cloud frente a aplicaciones en las redes locales que no son capaces de superar los requisitos del ancho de banda.

Proporcionar protección DDoS desde la Nube significa (dependiendo del servicio provisto) que las organizaciones pueden contactar con una red mundial de mitigación de este tipo de ataques gestionada por expertos. Es algo que la protección DDos on-premises difícilmente puede ofrecer.

Si lo que se necesita proteger son dispositivos, aplicaciones, datos, etc., en entornos cloud, tiene sentido hacerlo en la Nube, ¿no? Las soluciones de seguridad cloud pueden detener muchos ataques antes de que alcancen la red corporativa y, también, utilizar inteligencia de su propia red para detectar anomalías y nuevas amenazas en cuanto surgen. Esta defensa en tiempo real es algo que el software on-premises no puede garantizar cuando hay que actualizar bases de datos o desplegar nuevas versiones, y la red todavía no es segura.

Además, es importante apuntar, también, que muchos de los beneficios del cloud computing – reducción de costes, mayor escalabilidad, automatización, etc., – se obtienen automáticamente cuando se utilizan servicios de seguridad en la Nube. Por lo que, al igual que las organizaciones confían cada vez más en el entorno cloud para situar sus aplicaciones críticas, servicios y sistemas, no hay razón para no incorporar la seguridad, también, a esa lista.

About Author

Luis Miguel Cañete

Luis Miguel Cañete es Channel Manager de F5 Networks en España y Portugal desde enero de 2015, donde se ocupa de implementar los programas de canal diseñados por la compañía y de reforzar las relaciones con los partners de la misma. Antes de incorporarse a F5, Cañete ha desarrollado su labor profesional en empresas como Fortinet, donde fue director de Canal durante más de cinco años. También trabajó en Siemens Enterprise Communications, GTI o DaVinci Consulting, ocupando cargos de distinta responsabilidad.

Deja un comentario