Tras el primer trimestre de 2017 se ha podido comprobar, como ya esperaban los expertos de Kaspersky,  que los cibercriminales han reducido los ataques y han hecho un cambio en su mapa de actuación por países. El sistema de información sobre DDoS de Kaspersky Lab registró ataques en 72 países, 8 menos que en último trimestre de 2016.

Corea del Sur se mantiene el primero en cuanto a número de servidores C&C detectados. EE.UU. se situó en segundo lugar, seguido de los Países Bajos y siendo China séptima por primera vez desde que empezó el seguimiento.

La distribución por sistemas operativos también sufrió cambios en el primer trimestre de este año. En el trimestre anterior, los botnets de IoT sobre Linux fueron los más populares, pero los botnets sobre Windows han subido su cuota en este periodo. El número de ataques TCP, UDP e ICMP crecieron de forma notable, mientras que el porcentaje de ataques SYN, DDoS y HTTP ha bajado.

En su conjunto, en el trimestre se ha podido ver un descenso de los ataques producidos, siendo el mayor volumen de ataques el 18 de febrero, con 994. Kirill Ilganaev, responsable de Kaspersky DDoS Protection en Kaspersky Lab, afirma que “Desde hace cinco años, los tres primeros meses de cada año ven como el número de ataques se ralentiza. Esto puede ser debido a que los cibercriminales, o sus clientes, se toman un pequeño descanso en su actividad. Sin embargo, y a pesar de este descanso convertido en algo ya habitual, hemos notado un mayor número de ataques en este año comparado con el primer trimestre de 2016, confirmando la tendencia de crecimiento en el global de ataques DDoS. No podemos bajar la guardia, sino que debemos aprovechar esta pequeña calma antes de que la tempestad regrese y los criminales vuelvan a su rutina”.

About Author

Elisa Hernández

Deja un comentario