Durante las pasadas semanas, seguro que has oído hablar de la botnet Mirai, responsable del ataque de denegación de servicio (DDoS) que afectó el pasado 21 de octubre a gran parte de la costa Este de Estados Unidos, dejando a su población sin Internet, y sin servicio a compañías como Spotify o Twitter. Esta botnet, formada por miles de dispositivos conectados a Internet infectados, es capaz de “comandarlos” a todos para que lancen ciberataques masivos, en concreto DDoS, saturando los servidores a los que atacan para dejarlos sin servicio.

Akamai ha publicado su tradicional “Informe sobre el Estado de Internet en materia de seguridad” correspondiente al tercer trimestre de 2016, que incluye datos recopilados a través de su Plataforma Inteligente. Este periodo, se ha centrado en la información acerca de los ataques DDoS desencadenados por la botnet Mirai, que han sido un récord“La botnet Mirai ha puesto de manifiesto la realidad del temor en el sector de que el Internet de las cosas y otros dispositivos conectados a Internet pueden constituir el medio para lanzar ataques DDoS y a aplicaciones web. Por eso se hace cada vez más imprescindible que los fabricantes de dispositivos hagan mayor hincapié en la seguridad”, explica Martin McKeay, experto principal en seguridad y editor del informe.

Y es que durante este periodo, los dos ataques DDoS de mayor envergadura se han producido mediante la botnet Mirai, y además han sido los mayores observados por Akamai hasta la fecha, con registros de 623 y 555 Gbps. En comparación con el tercer trimestre de 2015, el total de ataques DDoS ha aumentado en un 71 % en el tercer trimestre de 2016, mitigándose 19 ataques masivos con picos superiores a 100 Gbps.

About Author

Monica Valle

Periodista especializada en tecnología y ciberseguridad. Presentadora del programa sobre seguridad informática y tecnología Mundo Hacker. @monivalle

Deja un comentario