Los brutales atentados del pasado 13 de noviembre en París no solo han tenido una fuerte repercusión a nivel político, social y militar; sino también en el mundo digital. Y es que el grupo hacktivista Anonymous ha declarado la “ciberguerra” al ISIS o Estado Islámico.

Tan solo un día después de los atentados, Anonymous colgaba en la red un vídeo en el que se declaraba la guerra electrónica a los grupos terroristas radicales y afirmaban que iba a ser “la mayor movilización realizada contra ellos”. Sin embargo, esta guerra no comienza aquí, sino que se remonta a a julio de 2014 debido a las actividades de estos grupos en Iraq. Unos meses después tras los asesinatos del semanario Charlie Hebdo, el grupo hacktivista vuelve a colgar un vídeo en la red en la que reformaba su implicación en la guerra contra el ISIS, teniendo como objetivo la identificación de personas, organizaciones relacionadas con ISIS y bloquedo de cuentas de Twitter. Posteriormente se publicó una lista de implicados en el portal “Pastebin”. La iniciativa fue llevada bajo el hastag #opISIS que todavía se mantiene para publicar información relacionada con este “hacktivismo” contra los terroristas radicales.

Tras los atentados del pasado viernes, Anonymous ha indicado da una vuelta de tuerca a su forma de actuar. Ya no solo atacará cuentas en redes sociales, sino que  también tratará de atacar directamente a los sistemas de ISIS para localizar documentos e información que permita actuar de forma activa contra su estructura. Además ésta vez llaman a actuar a los ciudadanos que no tienen estos conocimientos. Para ello han creado una “guía para noobs” en donde se explica como crear un bot para encontrar perfiles asociados al Estado Islámico. Otras guías más avanzadas enseñan a realizar ataques DDos y MITM contra las webs de los yihadistas y un conjunto de herramientas para el usuario.

Anonymous tiene una forma de trabajar muy peculiar que se basa en el término “do-ocracy”. Esto significa que que cualquier miembro del grupo puede proponer una causa de ataque y cualquiera puede unirse a ella. De esta manera no existe ningún tipo de jerarquía ni personajes visibles. Toda la comunicación es mediante la Red. De hecho, se puede ver esta falta de jerarquía en los hastag de Twitter, que nunca son los mismos pero siempre tienen un significado común.

BvbGp5AIMAAJOsO

Por otro lado, es importante señalar que la actividad de grupos como Anonymous puede llegar a interferir con los servicios de inteligencia que combaten el terrorismo islámico. Y es que, por un lado, la desactivación de redes de comunicación en el ciberespacio es una pieza clave a la hora de combatir con estos grupos, sin embargo esto hace que los servicios de inteligencia no puedan llegar a estudiar completamente los grupos y documentos que Anonymous ataca.

About Author

Deja un comentario